Todos querían que un vagabundo y su perro se fueran, pero alguien tuvo una mejor idea

August 1, 2016 13:31 By Fabiosa

Eric Jason Peña, dueño de un Starbucks entró a su negocio aquel día sin saber que algo sorprendente sucedería en su vida, y en la vida de otros 2 seres vivos.

Un hombre sin hogar y su perro habían entrado, el hombre estaba tomándose un café y utilizando el Wi-Fi gratis que el local ofrece a sus clientes.

Lamentablemente, el hombre sin hogar, descuidado, sucio, y su perro, no olían muy bien que digamos, y muchos de los presentes estaban “incómodos” con su presencia. Mientras el hombre se tomaba tranquilamente su café (que había pagado con su propio dinero), su perro dormía a su lado.

Algunos niños presentes no compartían el desagrado de sus padres y se acercaban para acariciar al perro, llamado “Legacy”, sólo para ser reprendidos y alejados por sus respectivos progenitores, quienes no paraban de quejarse y mirarlos con desagrado.

El vagabundo, veterano de la guerra, le comentó a Eric Jason que acababa de caminar unos 100 kilómetros, desde la ciudad de Seattle, hasta Tumwater, en un periodo de pocos días. Habló muy bien de Legacy, que caminó a su lado todo el trayecto sin quejarse una sola vez.

Después de semejante caminata, los zapatos del veterano estaban hechos trizas, y cuando Eric se dio cuenta, decidió que debía actuar inmediatamente. Le ofreció al hombre unas botas que guardaba en un almacén cercano, y tras de un corto trayecto en coche, le entregó esas botas junto con unos calcetines blancos limpios, e incluso una buena comida caliente.

El hombre sin hogar agradeció a Eric antes de emprender su viaje de nuevo. Conforme se alejaban, Eric escuchó al vagabundo decirle a su perro: "Te dije que Dios iba a cuidar de nosotros".

Photos: facebook

Desde que Eric publicó esta historia, ya alcanzó más de 500.000 “me gusta” en Facebook, y no es de extrañarse, dado que historias como estas inspiran y demuestran que los seres humanos podemos mejorar al mundo, aunque sea un poquito, siempre que decidimos ayudar a una persona en problemas.