NOTICIAS

Pudo prevenir una tragedia al seguir su intuición, ahora insta a otras mamás a que hagan lo mismo

Date October 5, 2017 00:12

Madison es una tierna bebé que pronto cumplirá un mes de vida. Sus padres son Ayla Heller, de 19 años y Dalton Henderson, de 23, una joven pareja estadounidense que hoy en día no puede creer que Maddy, como llaman con cariño a la bebé, haya estado cerca de morir.

La historia fue compartida en Facebook por Ayla y ha alcanzado mucha popularidad, ya que en el post narra que cuando cumplió las 38 semanas de embarazo notó algo extraño con su bebé, algo que por poco termina en tragedia.

Recomendado: 9 Saludables beneficios de la papaya que la convierten en la fruta favorita de grandes y chicos

Al principio, la madre notó que su bebé estaba pateando menos de lo usual, pero no le prestó mucha importancia. Sin embargo, la situación empezó a preocuparla poco a poco. Un día, Ayla se percató que sólo había sentido a la bebé reacomodarse en dos ocasiones y que, a lo largo de toda la tarde, no hubo ni una sola patadita.

Notablemente preocupada, recurrió a un monitor fetal en donde pudo escuchar el latido de la pequeña en su interior, sin embargo, y en un intento por hallar un poco de calma, recurrió a internet. La información consultada por la pareja estaba completamente dividida entre quienes decían que era algo normal y quienes recomendaban recibir atención médica y monitoreo especializado de inmediato. Ayla, al borde del pánico, se comunicó con su madre quien le recomendó despejar las dudas en el hospital más cercano. Donde le indujeron el parto y le realizaron una cesárea de emergencia.

Recomendado: Hashimoto no es un nombre común, es una enfermedad que podría afectar seriamente nuestra salud

Posteriormente, la pareja fue informada de que la placenta de Ayla había sufrido de un envejecimiento prematuro provocando la calcificación del líquido, lo cual impedía que la bebé pudiera extraer suficiente oxígeno, limitando así su movimiento. De haber esperado hasta la mañana siguiente, la bebé no habría sobrevivido.

Habiendo superado esta experiencia que podría haber terminado en tragedia, Ayla hace un llamado a todas las madres para que confíen en su instinto e intuición, concluyendo que nadie conoce un embarazo como la persona que lo está experimentando en carne propia, por ello es importante escuchar lo que el cuerpo dice.

Fuente: today.com