ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Los 10 errores más comunes que las mujeres cometen al lavarse la cara y quitarse el maquillaje

Date February 27, 2018 17:35

Lavarse la cara y quitarse el maquillaje puede parecer algo sencillo. Es algo que toda mujer ha estado haciendo desde pequeña y que no pareciera ser algo complicado. Sin embargo, hay varias prácticas que pueden ser muy nocivas para la salud de la piel de la carta de presentación de una persona, el rostro.

Según los especialistas, lavarse la cara adecuadamente y quitar el maquillaje con cuidado ayuda a evitar brotes de acné y otros problemas en la piel. Es por ello que hemos recopilado los 10 errores más comunes que se hacen al lavarse la cara y quitarse el maquillaje para que dejes de hacerlos de inmediato:

1. No quitarse el maquillaje antes de dormir

Esta es una práctica muy dañina que reseca la piel y causa problemas relacionados a la mezcla entre maquillaje, bacterias y sudor que se hace durante las noches. Se debe evitar por completo.

2. Utilizar agua muy caliente

Aunque pueda sonar tentador, el agua caliente hace que los aceites naturales de la piel se laven de forma más profunda, haciendo que el tejido del rostro pueda sufrir daños.

3. No adecuar el removedor de maquillaje al tipo de piel

Es muy importante utilizar el producto adecuado para el tipo de piel de cada persona. Si tienes una piel aceitosa o más bien reseca, utilizar el producto incorrecto puede causar todavía mayores problemas.

4. Limpiarse la cara sólo con una toallita húmeda

Sí, las toallitas húmedas son grandes aliadas para momentos muy particulares, pero también traer sustancias químicas que, a largo plazo, dañan la piel. Nada sustituye una buena lavada con agua y un jabón delicado.

5. Utilizar la misma toalla que para el resto del cuerpo

El cuerpo humano tiene diferentes tipos de bacterias en diferentes áreas del cuerpo, es por ello que nunca es recomendable utilizar en el rostro la misma toalla para el cuerpo. Ten una toalla pequeña a la mano para usarla exclusivamente para la cara y cámbiala con regularidad.

QUIZÁ TE INTERESE: Tener una obsesión con el tamaño de los poros de la piel es una condición llamada Porexia

6. Lavarse con cualquier jabón

A pesar de que muchas mujeres no tienen una piel sensible, utilizar jabones muy fuertes siempre causa daños a la piel. Es por ello que tener un jabón de un pH óptimo y adecuado para cada tipo de piel es lo más recomendable para preservar la salud de la cara y mantenerla libre de resequedad u otros problemas.

7. ¡No te frotes tan fuerte!

Tu rostro no es una media para que la frotes así. Frota tu rostro con suavidad utilizando siempre el jabón como un lubricante para que, circularmente, puedas remover todo el maquillaje con facilidad.

8. Tranquila con las exfoliaciones

Exfoliar la piel de la cara es algo muy recomendable y útil para quitar células muertas e impurezas, aunque no debería hacerse más de uno o dos veces por semana para evitar resecar la piel.

9. No humectarse después del lavado

Es una fase fundamental después del lavado. No humectar la piel hace que esta no pueda recuperarse adecuadamente y recibir los nutrientes necesarios para mantenerse saludable.

10. No prestarle atención al maquillaje de los ojos

Esta es el área en la que la mayoría de las mujeres falla en el intento de quitarse el maquillaje completamente. Pon especial atención a esta delicada área para evitar que esta sección tan sensible de la piel sufra daños.

¡Ya lo sabes, ponlas en práctica de inmediato!

Fuentes: Self, Cosmopolitan

QUIZÁ TE INTERESE: La estrecha relación entre la salud de la piel y la salud mental es más importante de lo que parece


Este artículo tiene fines informativos únicamente. Antes de utilizar la información proporcionada anteriormente, consulte a un especialista certificado. El uso de la información descrita anteriormente puede ser perjudicial para la salud. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no asume ninguna responsabilidad por los daños u otras consecuencias derivadas del uso de la información proporcionada con anterioridad.