En la Primera Guerra Mundial murieron 8 millones de caballos, y al fin se les dio el debido reconocimiento

Familia y niños

Generalmente, cuando escuchamos el término "héroe de guerra", nuestra mente inmediatamente piensa en los millones de valientes hombres y mujeres que arriesgaron su vida en terribles conflictos armados. Sin embargo, este término debería tener en nuestras mentes un significado mucho más amplio, porque los héroes de guerra no son solamente algo exclusivo de la raza humana.

Desde que el ser humano domesticó a los caballos, estos nobles animales han sido utilizados para cientos de tareas y han cargado en sus lomos todo el avance de la civilización humana, sin excluir por supuesto, su uso en aquellas tareas inherentes a las épocas de guerra.

La última de las guerras que en las que los caballos tuvieron un rol principal fue la Primera Guerra Mundial, donde se calcula que murieron cerca de 8 millones de caballos. Por esta razón, los caballos siempre han ocupado un sitial de respeto muy alto en todas las personas que conocen esta historia. Uno de los primeros tributos hechos en honor a los caballos se piensa que fue en 1915, por un grupo de oficiales que había peleado la Primera Guerra Mundial a lomo de caballo. Decidieron rendir homenaje a estos valientes y nobles animales dibujando con sus cuerpos la silueta de un caballo, la cual podía ser distinguida al mirarla desde lo alto.

QUIZÁ TE INTERESE: No sabían cómo reaccionaría la perrita cuando la bebé llegara a la casa: Sus temores eran infundados (Video)

Este ha sido uno de los tributos más emotivos, pero otro muy conocido fue el del británico Michael Morpurgo, quien escribió una épica novela que describe las hazañas de estos animales durante la guerra. Esta ficción fue llevada a las pantallas en 2011 por el célebre Steven Spielberg, en una película llamada "Caballo de guerra", la cual recibió varias nominaciones a los Oscar.

La película narra sobre cómo esta cruel guerra fue una tragedia humana para el Reino Unido en un sentido más amplio, pues además de perder familiares y seres queridos, muchos perdieron a sus caballos, los cuales en este país son considerados parte de la familia y vitales para la agricultura y la vida en el campo.

Así que no queda de otra que reconocer que el mundo se construyó a caballo y estos valientes y nobles animales deben tener también su lugar importante en la historia.

Fuente: Express

QUIZÁ TE INTERESE: La fundadora de un refugio animal encontró la solución perfecta para que adoptaran a los gatos negros

Recomendamos