Mitos, verdades y dónde encontrar estas 8 vitaminas. Los suplementos no siempre son necesarios

Estilo de vida y tendencias

September 5, 2017 10:52 By Fabiosa

Estamos tan preocupados por mantener una buena salud que muchas veces caemos en el error de saturar nuestros cuerpos con píldoras y suplementos vitamínicos que, se suponen que, nos ayudarán a mantener una buena salud, pero cuidado, podemos estar logrando el efecto completamente opuesto al ingerir incluso lo que nuestro cuerpo no necesita. En efecto, las dosis de la mayoría de sustancias que necesitamos en nuestros cuerpos pueden ser completamente cubiertas con una buena alimentación.

Estas son algunas de las vitaminas y minerales que normalmente se consumen como suplemento y pueden ser un desperdicio de dinero, o peor, un peligro para nuestra salud:

1. Betacaroteno (Vitamina A)

La dosis recomendada es de 3000 UI para hombres y 2130 UI para mujeres. Esta dosis la podemos conseguir en zanahorias, espinacas, coles y melones. Un consumo elevado de Vitamina A, puede afectar el organismo.

Gamzova Olga / Shutterstock.com

Más consejos sobre nutrición: Seguramente conoces las dietas famosas… ¡pero debes saber que no son lo que parecen!

2. Ácido fólico

Intenta encontrar el ácido fólico en pan fortificado, cereales, legumbres y espárragos a diario. Es cierto que se ha determinado la reducción del riesgo de sufrir problemas neurales en recién nacidos mientras la madre consume ácido fólico antes y durante el embarazo. Pero algunos doctores advierten que puede incrementar el riesgo de cáncer de colon. Los suplementos de ácido fólico son solo necesarios previamente o durante los embarazos.

3. Selenio

Puedes encontrar buenas cantidades de selenio en fuentes naturales como nueces brasileñas y atún. El consumo de suplementos de Selenio pueden causar excesos que conllevan riesgos más altos de cáncer o de pasar a diabetes tipo 2 en pacientes ya diabéticos.

Africa Studio / Shutterstock.com

4. Vitamina B6

Los adultos entre 19 y 50 años pueden obtener suficiente vitamina B6 con un consumo diario de papas horneadas, bananas y garbanzos. Después de los 50 años necesitas aumentar la dosis de vitamina B6 ya que puede prevenir enfermedades mentales y ataques al corazón. Pero los estudios no están completamente seguros que tenga una mejoría directamente relacionada a la vitamina B6. En pocas palabras, toma vitamina B6 como suplemento sólo si tu médico lo recomienda.

5. Vitamina B12

Esta vitamina se encuentra en los cereales fortificados. La deficiencia causa anemia y demencia en las personas mayores, así que los suplementos pueden ser una fuente de ayuda. Sin embargo, no hay pruebas de que altas dosis de vitamina B12 prevengan los problemas mentales o aumenten tu energía. Sólo debes tomarla si tu médico lo recomienda.

Conoce también:8 Mitos sobre los jugos naturales que debes dejar de creer de inmediato

6. Vitamina C

La vitamina C la encontramos en frutas cítricas, melones y tomates. Algunas personas toman vitamina C para prevenir el resfriado común, pero lo cierto es que no hay prueba de que la vitamina C de hecho ayude en su prevención.

Evan Lorne / Shutterstock.com

7. Vitamina E

La vitamina E la encontramos en nueces, aceites vegetales y verduras de hojas verdes. Se ha creído que previene enfermedades del corazón, cáncer y alzheimer. Sin embargo, altas dosis producidas por suplementos pueden más bien aumentar el riesgo de ataques fulminantes.

8. Zinc

Este mineral lo encontramos en muchos cereales. Se dice que el zinc puede mejorar e incluso prevenir el resfriado pero no todos los estudios llegan al mismo resultado. Al contrario, altas dosis de zinc debilitan el sistema inmune.

Los alimentos que están a nuestro alcance son la mejor fuente de vitaminas y minerales, sólo debemos procurar una alimentación balanceada. Son casos extremos quienes necesitan aumentar las dosis de consumo, sin embargo siempre encontraremos la solución en los recursos naturales.


Este artículo tiene fines informativos únicamente. Antes de utilizar la información proporcionada anteriormente, consulte a un especialista certificado. El uso de la información descrita anteriormente puede ser perjudicial para la salud. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no asume ninguna responsabilidad por los daños u otras consecuencias derivadas del uso de la información proporcionada con anterioridad.