PSICOLOGÍA

Un diseñador revela por qué los sombreros de la Princesa Diana no eran muy altos…

Date August 22, 2017 10:10

Probablemente durante la década de los ochenta, no hubo ninguna mujer en todo el mundo que usara tantos sombreros como la princesa Diana.

Esto te encantará: Aprende qué es y cómo sacarle provecho al “microblading” para tener unas cejas de infarto

Una publicación compartida de Amelia Jordan (@amyjodde) el

Stephen Jones fue uno de sus primeros diseñadores de sombreros. Desde que la conoció, se dio cuenta de que tenía los pies en la tierra y que por eso en materia de sombreros: "ella sabía que era parte esencial de personificar a la realeza".

Aún con 19 años y unos meses antes de la boda, Diana fue con su madre, Frances Shand Kydd, hasta la sala de exhibición de West Boyd en Londres. Allí, Boyd había diseñado sombreros para la princesa Anne desde que ella tenía 17 años, en incluso para la Primera Ministra Margaret Thatcher.

Ese día, Diana entró vestida de algodón y era muy tímida, pero rápidamente se hizo evidente que no estaba interesada en el showroom. Ella quería ver el taller de trabajo minuciosamente y conocer a las chicas que trabajaban con Boyd.

"Ella charló con las chicas y les dijo que vendría después porque había un matrimonio a la vista, aunque no dijo que era suyo. Entonces vio un sombrero de tres puntas, entonces era una nueva forma para nosotros, y dijo:'Oh, me gusta eso, lo quiero para mí' y así fue como supimos que estaba hablando de su boda".

El sombrero fue separado de la última colección que preparaba Boyd, y esta forma fue reservada exclusivamente para Diana. El diseñador hizo otro en la misma seda de color melocotón y lo remató con plumas de avestruz -una referencia a las insignias de tres plumas del príncipe de Gales- que fueron teñidas para igualar la tela.

Después de esto, el sombrero se popularizó y el proveedor sudafricano de Boyd, cuyo negocio hasta ahora sólo era de venta de enormes plumas para bailarinas en Hollywood, quedó completamente asombrado por el auge de demanda.

Uno de los secretos más interesantes sobre la princesa Diana y su relación con los sombreros, revelada por Boyd es: "ella era muy alta, así que debí evitar hacerla ver más alta, le gustaban los sombreros que le quedaban muy cerca de la cabeza, y también le gustaban las redes y los velos, que también eran muy populares".

Quizá quieras leer: Este lindo gatito es tan cariñoso que exige un beso cada 3 segundos… más o menos.

¿Recuerdas algún sombrero en particular? Cuéntanos en los comentarios.