5 trucos para que la despedida entre tus hijos y tú no sea un drama trágico de fin del mundo

Noticias

July 7, 2017 15:42 By Fabiosa

No hay nada más duro para una madre (o incluso un padre) que decirle adiós a sus hijos. Puede ser una despedida corta, algo tan cotidiano como dejarlos en casa de su abuela o en el jardín de infantes, y sin embargo, prolongamos el momento tanto como podemos, torturando no sólo a los pequeños sino a nosotros mismos.

Siguiendo estos 5 trucos, lograrás minimizar el impacto psicológico para tus hijos e incluso para ti mismo. Síguelos con atención y verás los resultados.

1. Asume la despedida como algo natural.

No hay nada peor para un niño que una separación anunciada y un simulacro cansino con expresiones trilladas como 'te voy a extrañar todo el día'. Asume a tu hijo como otro ser humano con rutinas propias, despídete sabiendo que lo volverás a ver al final del día. Va al jardín, no a la guerra.

2. Cuando digas adiós, márchate.

Las despedidas demasiado prolongadas o incluso, despedirse 2 o 3 veces generan una sensación de angustia que se pueden traducir más tarde como traumas o inseguridades que lo afectarán en su desarrollo.

Esta historia también te gustará: El gemelo de la izquierda nació primero y aun así es el hermano menor… ¡Resuelve el enigma!

3. Un buen momento para partir es después de las siestas o las comidas.

No escapes mientras duerme, será peor para él, sin embargo, si te marchas justo cuando él está empezando de nuevo su rutina después de un buen sueño o de comer algo rico, su estrés disminuirá sensiblemente.

4. Inventa un ritual de despedida.

Bien puede ser un abrazo, o chocar las palmas de las manos. Esta señal emocional preparará mentalmente a tu hijo para el periodo en el que estarás ausente.

5. Si le dices que volverás a las 5, cumple.

Le generarás una angustia innecesaria si no cumples tu palabra. Una cosa es textear a tu mujer diciéndole que vas llegando cuando en realidad vas saliendo, otra mentirle a tu hijo. Cuida este tipo de modales y notarás como la despedida deja de ser algo traumático.

¿Tienes algún truco adicional? Cuéntanos en los comentarios.