Con un emotivo relato, una mamá cuenta cómo fue descubrir que su bebé nació con síndrome de Down

Inspiración

March 7, 2018 01:39 By Fabiosa

Hay quienes planean la cantidad de hijos que quieren tener, pero a veces con todo y los planes, la vida puede darnos muchas sorpresas.

Así le pasó a Amber Rojas, quien tenía ya cuatro hijos e inesperadamente volvió a embarazarse. Ella cuenta que cuando se enteró, se sentía hasta nerviosa de contarle a la gente que esperaba otro bebé, pero cuando lo hizo la reacción de la gente fue de emoción y eso la hizo sentirse más segura.

Al ser su quinto bebé, decidió hacer algunas cosas diferentes, entre ellas, darle espacio a la sorpresa. Fue ese el momento en el que junto con su esposo, llegaron a la conclusión de que en esta ocasión no querían saber el sexo de su bebé.

Al no saber si su bebé sería niña o niño, era difícil imaginarse cómo luciría ahora la familia. ¿Deberían pintar algún cuarto de rosa? ¿Tendrían que dejar el asiento del baño siempre levantado?

"Cuando le preguntaba a los demás miembros de la familia qué pensaban que sería, todos decían que niño. Yo solamente sabía que había algo diferente. Mi embarazo no era diferente, pero en mi interior sabía que este bebé tendría algo especial", dijo Amber.

Al final del embarazo, Amber asegura que podía sentir que el aliento de su bebé era distinto.

Nadie me creía, pero las mujeres que han estado embarazadas tantas veces como yo, aprenden mucho de su cuerpo. El aliento era más rápido, no había patadas ni hipo.

A las 38 semanas y 6 días, nació su bebé. El parto fue difícil pero rápido, nació en el agua como Amber siempre había querido.

QUIZÁ TE INTERESE: Por primera vez, la imagen de Gerber será un lindo bebé con Síndrome de Down

En poco tiempo por fin tuvo a su bebé en brazos y bastó con verle el rostro para saber que tenía síndrome de Down, luego miró si era niña o niño y para su sorpresa, ¡había llegado a la familia otra pequeña!

Sus pensamientos sobre el síndrome de Down se esfumaron con la emoción de saber que había llegado otra mujer a la familia.

Siempre me ha gustado planear y amo la educación pero no sé nada sobre niños con síndrome de Down. Cuando comencé a darle leche materna, sentí que era diferente que con todas mis otras niñas. Su cuerpecito se sentía más flácido. Luego sentí su respiración y era justo como la sentía cuando estaba en mi vientre.

Nadie dijo nada así que pensó que tal vez ella estaba equivocada. Cuando fueron a examinación médica, su suegra estaba mucho más seria que de costumbre, casi nerviosa. En ese momento dijo: "No quiero angustiarte pero tu hija tiene ciertos rasgos del síndrome de Down". 

Fue ahí cuando lo confirmó, desde el principio del embarazo supo que había algo distinto y a partir de que lo confirmó, Amber comenzó una gran labor de investigación para poder darle a su hija los mejores y adecuados cuidados. "En realidad no me importó ni me hizo sentir mal su condición, yo la amo, con cada uno de sus cromosomas," afirmó.

En su investigación, Amber descubrió que el corazón de su hija era más débil, así que la llevó a un chequeo. Además del síndrome de Down, su bebé tenía una afección en el corazón. Actualmente se están preparando para una cirugía a corazón abierto.

Para la familia ella es como cualquiera de sus otras hijas. Ella necesita leche, ella llora cuando algo no la hace sentir cómoda, ella sonríe cuando ve a papá y mamá y todos en casa la aman incondicionalmente.

Por alguna razón, Dios nos mandó a Amadeus, así nombramos a mi pequeña. Nuestra familia se estaba separando un poco y ella vino a unirnos de nuevo. Estamos aprendiendo juntos de una comunidad de la que no teníamos idea.

Siempre existen dos caminos en la vida y muchas veces la elección se trata de la actitud con la que enfrentamos las dificultades. Amber decidió enfrentarlas con amor, pasión y felicidad, y eso es lo que le va a transmitir a la pequeña Amadeus, lo cual simplemente la llenará de fuerza para salir adelante.

Fuente: Lovewhatmatters

QUIZÁ TE INTERESE: Una niña con síndrome de Down se acercó al Papa durante la homilía y su reacción no tuvo precio