Encías retraídas, rojas y sangrantes, pueden derivar en problemas más serios de salud

April 3, 2018 16:43 By Fabiosa

Si tú eres una de esas personas que sufre dolores de encías, le sangran o de repente notas que se empiezan a recorrer, debes saber que en realidad es una de las enfermedades más comunes en la salud dental, aunque también es una de las más dramáticas si no se atiende. Por eso es que aquí te explicaremos de forma simple, cómo prevenir este problema.

Quizá te interese: 8 sencillos trucos para tener una salud bucal adecuada y una sonrisa envidiable

Es necesario entender que esta enfermedad resulta ser una infección del tejido blando y de los huesos que mantienen los dientes en su lugar. Conforme las encías se empiezan a retraer, los dientes quedan desprotegidos y es en estas pequeñas áreas donde comienzan a alojarse las bacterias que después provocan la infección.

Existen varios factores que pueden ocasionar encías retraídas. Desde la mala higiene bucal, los cambios hormonales del cuerpo, el ingerir medicamentos que resecan la boca, la falta de vitamina C, el tabaco, el bruxismo (conocido como la molienda de los dientes), e incluso la genética misma puede llegar a influir.

¿Cómo detectamos el problema?

Toda enfermedad presenta algunas alertas o pistas de que existe un problema, así que, conozcamos los síntomas de esta enfermedad:

-Mal aliento difícil de controlar.

-Dolor en dientes o encías al masticar.

-Las encías sangran al lavarse los dientes, al usar hilo dental o simplemente al comer.

-Encías hinchadas.

-Encías que se tornen de color rojo oscuro.

-Molestias en los dientes al ingerir alimentos fríos o calientes.

-Los dientes se mueven ligeramente.

Mantente alerta, y si detectas alguno de éstos síntomas, consulta con tu dentista lo antes posible para una revisión profesional.

¿Cómo resolvemos el problema?

Tenemos la forma convencional como: acudir al dentista a una limpieza profunda, utilizar enjuagues bucales, antibióticos recetados por el dentista o, de ser muy necesario, se puede recurrir a una cirugía, dependiendo la gravedad del problema.

Si la enfermedad apenas comienza, podemos recurrir a los remedios caseros como: El té verde, consumir alimentos ricos en vitamina C, productos con aloe vera, ácidos grasos Omega-3, utilizar el hilo dental, así como el enjuague bucal, masajes con aceite de coco y sal del Himalaya, o medicamentos como el Septilin y el Amla.

El Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial ha concluido que a partir de la salud bucal, podemos detectar otras enfermedades del cuerpo. Así que, ya sabes, siempre cuida tu higiene bucal, pero tampoco te excedas al utilizar cepillos duros, que puedan lastimar tus encías.

Fuente: Healthline

Quizá te interese: 8 errores comunes al cepillarse que casi todo el mundo comete sin darse cuenta