NOTICIAS

5 Consejos para los padres que tienen que lidiar con “el nuevo novio” de sus hijas

Date December 8, 2017 14:02

¿En qué momento crecen tanto los niños que cuando nos damos cuenta ya tienen derecho a tomar sus propias decisiones? Esa es una pregunta muy frecuente cuando los pequeños de la casa entran a la adolescencia y juventud. Ellos comienzan a tomar sus propias decisiones y, como casi todos sabemos, hay poco que hacer.

Este es el caso, por ejemplo, del día en el que la “niña” de la casa decide presentar a su nuevo novio. El chico se presenta en shorts y zapatos descalzados, un poco despeinado —o más bien, sin peinarse— y anda mirando todo el tiempo su celular. Pero no nos engañemos, aunque él llegara envuelto en papel celofán, no nos gustaría.

Lidiar con el nuevo poder de decisión de los hijos siempre es complicado, pero sinceramente, ya lo tienen. Por eso, aquí compartimos algunos consejos para poder mantener una relación armoniosa con nuestra hija y, a la vez, no impulsarla a tomar decisiones solo por el capricho de ir a la contraria.

1. No debemos imponer criterios, expresar nuestras opiniones de forma sencilla es más fructífero.

Generalmente, los padres piensan que sus criterios son órdenes y que los hijos siempre las van a cumplir. Pues eso no ocurre así, ya que cuando las chicas llegan a la juventud, quieren experimentar sus propios deseos y gustos; se están conociendo y es su derecho. Si los padres tratan de imponer su opinión, diciéndoles “qué”, “cómo” y “por qué” hacer algo, corren el riesgo de que las hijas, solo por ir a la contraria, decidan tomar otra acción.

Es más sencillo dialogar, respetar sus derechos y enseñarles a encontrar aquello que las haga felices. Si es el chico punk y eso no nos gusta, al menos podremos contentarnos con el hecho de que ella sí es feliz.

2. Hay que depositar un poco de confianza en todo lo que le hemos enseñado.

Debemos tener confianza en aquello que hemos enseñado a nuestra hija o hijos. Más allá de que estén aprendiendo, porque aún son jóvenes, ellos pueden evaluar las cosas según su propia perspectiva. Y seguramente, la educación que le hemos dado forma parte de los espejuelos mediante los cuales ve su vida.

Es mejor que busquemos los espacios para tener una idea mejor de quién es el chico. Por ello es bueno propiciar encuentros familiares y climas confortables, para que puedan actuar naturalmente y no nos dejemos llevar por los prejuicios.

QUIZÁ TE INTERESE: Hay cosas que los adolescentes en verdad quieren que sus padres sepan, pero no se atreven a decirlas

3. Evitemos los sermones y compartamos acontecimientos de nuestra vida que puedan aportarle algo.

Con frecuencia los padres recurren a la famosa frase “cuando yo tenía tu edad (…)”, ese es un típico sermón y es lo menos que las hijas esperan. En cambio, cuando se comparten experiencias vividas, sobre una relación que no funcionó o sobre cómo enfrentar ciertos acontecimientos, es más sencillo lograr un diálogo y la comprensión.

Compartir parte de las vivencias que hemos tenido puede dar la confianza a las hijas de compartir las suyas.

4. La comunicación cuando aborda problemas específicos es más efectiva.

Algunos especialistas en psicología afirman que hablar concretamente sobre las cosas que nos aquejan es mucho más efectivo que referirnos a las generalidades. Por ejemplo, cuando se le dice a una hija, “siempre haces lo mismo”. Realmente no has dicho nada, es demasiado general, y cada cual suele llevarse su propia interpretación.

En cambio, cuando planteas cuestiones específicas, es decir, cuando vas a lo concreto, tu hija puede decidir y juzgar si realmente le estás diciendo algo con razón. Por ejemplo, si le dices “cuando sales con ese chico siempre llegas tarde”, o “ese chico influencia tu forma de vestir”.

5. Tiempo, lo mejor es dar tiempo, sin dejar de prestarle atención al asunto.

La paciencia casi siempre es la mejor de las aliadas. A veces solo es cuestión de darle espacio a la chica, para que se dé cuenta por si sola de que está cometiendo un error. No obstante, debemos estar pendientes, para ayudarla o apoyarla cuando lo necesite. Otro consejo es tratar de no ser excesivamente incisivos en el hecho de que hayan cometido un error, a fin de cuentas, todos lo hacemos.

Como en toda relación, la comunicación y el respeto son las bases fundamentales para mantener una vida equilibrada y armoniosa con nuestras hijas que van creciendo. Estos consejos, sin lugar a dudas, pueden ayudarnos a lograr ambas.

Fuente: Huffingtonpost

QUIZÁ TE INTERESE:

Según un estudio reciente, una mamá estricta con sus hijas puede encaminarlas hacia un futuro exitoso

10 cosas que los adolescentes deben aprender a hacer por sí mismos


Es importante aclarar que toda la información contenida en Fabiosa Español tiene un fin informativo exclusivamente, y que en ningún momento debe ser considerada como asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Nunca deje de buscar asesoramiento médico, no ignore el consejo médico, ni demore en buscar asistencia médica por algo que haya leído en este sitio.