FAMILIA Y NIÑOS

Estos 5 comportamientos como padres podrían ser en realidad formas de violencia infantil

Date October 7, 2017 00:15

Muchos padres creemos que la violencia contra los niños solo comprende la física y sexual, sin embargo, olvidamos la dimensión emocional y psicológica que también está en juego. Los padres nos constituimos en una autoridad, cuyo poder se ejerce sobre el menor en el proceso de educación. Es importante saber que nuestros actos pueden dañar la salud mental y emocional de los pequeños.

Según la Organización Mundial de la Salud:

El maltrato o la vejación de menores abarca todas las formas de malos tratos físicos y emocionales, abuso sexual, descuido o negligencia o explotación comercial o de otro tipo, que originen un daño real o potencial para la salud del niño, su supervivencia, desarrollo o dignidad en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder.

La terapeuta Susan Forward define ciertas conductas en los padres como tóxicas. Este concepto se refiere a:

Cuando afectamos la dignidad del niño, el respeto de sí mismo, la confianza, la apariencia y la inteligencia.

Amenazar, intimidar, ridiculizar, denigrar o rechazar a un niño son formas de violencia que detentan la condición tóxica de los padres. Veamos algunos ejemplos:

Te recomendamos: Llamarle la atención a los hijos es positivo, si se hace correctamente. Estos 10 consejos son de gran ayuda

Chamille White / Shutterstock.com

1. Violentas a tu hijo al obligarlo a crecer: hay determinadas situaciones que debemos evitar porque obligan a nuestros hijos a adoptar una posición protectora y responsable inapropiada para su edad. Por ejemplo, si nos mostramos desvalidos, vulnerables o afectados ante ellos. Los pequeños sentirán la necesidad de ayudarnos y ello implicará una violencia contra su propia niñez, pues sienten que deben crecer y responsabilizarse.

2. El uso de las palabras dañinas: escoge bien tus palabras y apodos para el niño. Un apodo es una marca que porta el niño, pero que él no escoge: la eliges tú y la ejerces tú.

También puedes leer: 5 comportamientos que podrían indicar que se está malcriando a los hijos

wowsty / Shutterstock.com

3. Impones tu voluntad y deseos: si eres médico, deseas que tu hijo siga tus pasos; si eres maestro, te proyectas para que el pequeño continué con tu trayectoria magisterial; si eres abogado, pretendes que el legado continué a través de tu retoño. El problema es que no puedes superponer tus sueños a los de tu hijo. Es inevitable que su vida esté marcada por tu devenir profesional, pero eso no implica que escoja la misma profesión. Libera a tu hijo para que siga su vocación.

4. No escuchar a los niños: es importante escuchar a los menores. No siempre tenemos las razón y es importante prestarle atención a los argumentos, las ideas y los deseos de los más pequeños. Obviar la opinión o silenciar la palabra de un niño, es un acto de violencia.

fotofeel / Shutterstock.com

5. Le gritas a tu hijo: reaccionas de manera desmedida ante el comportamiento inapropiado del niño y le gritas para llamar su atención. No puedes hablarle sosegadamente, tienes que recurrir a la histeria para “educarlo”.

La educación de los hijos es un proceso complejo que requiere preparación, información y, a veces, la orientación de los especialistas.

El amor es la mejor vía para educar y formar a un individuo en la sociedad. No apelemos a la violencia como método de enseñanza.

Fuente: smartparenting