NOTICIAS

Te decimos cómo puedes enfrentar pensamientos confusos en 3 fases para poder aclarar tu mente

Date September 5, 2017 11:00

En algún momento de nuestras vidas, todos hemos enfrentado pensamientos confusos y perturbadores. Sin embargo, si llevamos a cabo estas tres fases, podremos aclarar nuestra mente y evitar problemas mayores en nuestra salud, como el estrés o la ansiedad.

Esto te puede interesar: 12 alimentos que fortalecerán tu memoria y mejorarán el desempeño de tu cerebro

1. Rutinas saludables

  • Haz ejercicio: puedes hacer cualquier tipo de actividad durante 30 minutos al día, que te provoque transpiración.
  • Haz auto afirmaciones: una breve rutina de autoafirmaciones no sólo reduce el estrés sino que incrementa tu autoestima. Escribe en un papel tus valores positivos.
  • Toma vacaciones mentales: durante 20 minutos, puedes relajar tu mente sin necesidad de ocuparla en cosas serias. Puedes ayudarte inhalar lentamente durante 6 segundos; manteniendo la respiración durante 3 segundos; y exhalando de nuevo durante 6 segundos.
  • Relaja tus músculos progresivamente:  Para lograrlo, ve a un lugar tranquilo donde no puedas tener interrupciones. Tensa cada grupo muscular durante 5 segundos y luego relájalo durante 30 segundos. Repite y luego pasa al siguiente grupo muscular.
  • Respira profundamente: una de las prácticas más recomendables es  tomar respiraciones profundas desde tu diafragma, pues esto prepara el cuerpo para relajarse. Siéntate derecha con la espalda recta. Inhale lentamente y llene tu vientre con aire. Mantén la respiración durante 4 segundos y exhala durante 4 segundos más.

 2. Trabaja a través de tus pensamientos

  • Escribe en un papel, tus pensamientos. No te preocupes por la ortografía o caligrafía.
  • Estudia los pensamientos confusos objetivamente, no sientas presión de pensar positivamente, la idea es llevar tu mente a ser flexible y creativa.
  • Aclara tus pensamientos partiendo de uno de ellos y conectándolo con experiencias de tu vida.
  • Céntrate en los hechos, pues al trabajar con pensamientos confusos es muy posible caer sólo en la emociones. Para lograrlo, puedes preguntarte: ¿Qué hecho necesito para responder a la pregunta o resolver la confusión?
  • Considera tus suposiciones, ya que éstas se alojan en el inconsciente y desde allí, determinan gran parte de nuestros pensamientos y actividades diarias.
  • Piensa en las consecuencias de tomar un camino u otro. Para ayudarte, puedes preguntarte: ¿qué pasaría si yo hago esto o aquello?
  • Evita caer en trampas del pensamiento. Esto sucede cuando saltamos directamente a las conclusiones de una situación sin antes analizarla, o cuando vemos todo en blanco y negro nada más.

Te recomendamos: 5 flores se esconden en esta sopa de letras, la primera que encuentres revelará tus mejores virtudes

3.  Obsérvalos con una perspectiva fresca

  • Habla con alguien más. Después de haber hecho un trabajo interno, tener una perspectiva externa y objetiva puede ayudar.
  • Tómate un descanso: puedes salir a caminar, o hacer alguna actividad que sea sólo para ti y en la que te puedas tranquilizar.
  • Ten contacto con la naturaleza: lo puedes hacer mediante un picnic, una caminata por una reserva ecológica e incluso, tomando un curso de horticultura urbana.