6 escenarios que requieren aumentar la cantidad de sal que consumimos a diario

Familia y niños

Un aspecto cierto cuando de nutrición se trata es que solo unos pocos de la gran mayoría de la población mundial tiene niveles bajos en cuanto al consumo de sal (sodio). Joy Dubost, científica de alimentos y nutricionista, señala que la mayoría de las personas consumen la cantidad adecuada de sodio y en ocasiones consumen hasta de más, pues la dosis recomendada es 2300 miligramos por día.

Pero antes de hacer fiesta con el salero, es imperativo destacar que antes de hacer cualquier cambio en tu dieta debes consultar siempre con tu médico o nutricionista de confianza.

A continuación te mostraremos los 6 escenarios en los que posiblemente se requiera un incremento en el consumo de sal.

1. Mantienes actividad física intensa

De acuerdo con la especialista DuBost, los atletas que hacen actividad física intensa por periodos prolongados –una hora o más– puede que necesiten una dosis de sodio. Además, explica que puede que presenten hiponatremia, un trastorno electrolítico con baja concentración de sodio en la sangre que puede causar mareos, confusión, debilidad e incluso la muerte. Aunque no se trata de un trastorno común, la hiponatremia puede ocurrir en personas con bastante sudoración o que beban cantidades excesivas de agua para rehidratarse, y aunque esta última es la aliada fundamental del cuerpo humano, no aporta las cantidades de sodio que necesitan ser repuestas luego de una intensa traspiración. Así que ten a la mano alimentos salados luego de hacer actividad física intensa para reponer el sodio perdido.

Fernanda Paradizo / Shutterstock.com

Quizá te interese: Estos hábitos afectan seriamente la salud de tus riñones. ¡Comienza a cuidarlos!

2. Vives en un clima caliente o con mucha humedad

Nuevamente, la sudoración excesiva ocasiona una baja de los niveles de sodio. Al igual que con la actividad física intensa, sudar en grandes medidas puede causar hiponatremia. Si las condiciones climáticas te hacen sudar mucho y sientes dolores de cabeza, mareos o una sed insaciable te recomendamos añadirle un poco de sal a tus alimentos para aliviar los síntomas.

3. Padeces una condición médica de los riñones

La nefropatía por pérdida de sal es un tipo de enfermedad del riñón que dificulta mantener los niveles adecuados de sodio. Las personas con esta condición pierden exceso de sodio mediante la orina y deben hacer un esfuerzo para mantener los niveles sodio estables, y en caso de no hacerlo pueden padecer de hiponatremia que produce síntomas tales como mareos, dolores de cabeza, debilidad o fatiga. Si sientes alguno de estos síntomas ve con tu médico para que te haga un chequeo.

Ben Schonewille / Shutterstock.com

4. Tomas diuréticos

Algunos medicamentos –como los diuréticos– pueden producir desequilibrios minerales en tu cuerpo al incrementar la micción. Aunque es cierto que generalmente se prescriben diuréticos para quienes padecen de hipertensión, también es cierto que consumir mucha sal puede ser dañino para quienes tienen presión arterial alta, pero existen ocasiones en las que una persona que toma diuréticos necesita consumir cantidades extra de sodio para mantener un balance.

5. Eres de la tercera edad y tu actividad mental está algo lenta

De acuerdo con un estudio realizado por el Journal of Nutrition, Health and Aging, las personas de la tercera edad –especialmente aquellas con 80 años o más– pueden aumentar su función cognitiva al incrementar el consumo de sodio. Este estudio reveló que en comparación con los adultos mayores que mantenían una dieta baja en sodio, aquellos que mantenían una ingesta moderada de sal tuvieron mejores resultados en algunas pruebas sobre el funcionamiento del cerebro. Pero, cabe destacar que este estudio es preliminar, así que antes de empezar a usar con frecuencia el salero consulta con tu médico si es recomendable para tu salud.

Kristo Gothard Hunor / Shutterstock.com

6. Padeces del síndrome de Bartter

Este síndrome puede afectar la capacidad de tu riñón para procesar el consumo de sal y ocurre básicamente porque la mayoría del sodio termina en la orina y el cuerpo no logra absorber la cantidad que necesita. Esta condición es rara y surge a partir de irregularidades genéticas. Los síntomas de este síndrome pueden incluir vómitos, sed excesiva y antojos de alimentos salados. Pero, de nuevo, consulta primero con tu médico antes de cambiar las porciones de sal en tu comida.

Fuente: Prevention

Quizá te interese:  

Si tus riñones fallan, ten por seguro que tu cuerpo mostrará ESTAS señales de alerta

7 factores que pueden causar la menopausia prematura y los métodos para prevenirla


Es importante aclarar que toda la información contenida en Fabiosa Español tiene un fin informativo exclusivamente, y que en ningún momento debe ser considerada como asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Nunca deje de buscar asesoramiento médico, no ignore el consejo médico, ni demore en buscar asistencia médica por algo que haya leído en este sitio.

Recomendamos