La memoria puede verse afectada positiva o negativamente según los hábitos y el estilo de vida

Familia y niños

December 14, 2017 18:30 By Fabiosa

El miedo a perder la memoria es un miedo que hemos llegado a sentir todos, sobretodo mientras más años vamos cumpliendo. Este miedo es casi igual de grande que el de perder alguna habilidad física y 60% de la población ha confirmado su preocupación al respecto.

La buena noticia es que nuestro cerebro es un órgano dinámico que se adapta constantemente al cambio. Muchas actividades diarias pueden interferir con nuestra memoria al siguiente día, ya sea para su beneficio o todo lo contrario.

leolintang / Shutterstock.com

Una vida saludable, ayudará al cerebro a que desarrolle el crecimiento de nuevas neuronas, un proceso llamado neuroplastía. Y darle una ayuda a nuestra memoria y protegerla de cambios negativos puede ser muy fácil.

A continuación, te decimos cuáles son los factores que la afectan (algunos para bien y otros para mal):

1. Ansiedad

Una mente llena de ansiedad no tiene mucho tiempo para otras cosas. Cuando sentimos ansiedad por algún evento en puerta opor  un problema personal o laboral, esta nos quitará casi toda la energía e impactará de forma negativa nuestra memoria. Cuando una persona es capaz de controlarse y de bajar sus niveles de estrés, la claridad en el cerebro aumentará y la memoria mejorará notoriamente.

2. Falta de tiempo para uno mismo

Las constantes prisas del día a día, el trabajo, los hijos, la pareja, todo eso a veces hace que no tengamos tiempo para nuestro cuidado personal. Es muy importante tener un espacio para quedarnos solos, leer un libro, ir a la playa o hacer ejercicio, si no nos damos ese tiempo, los efectos secundarios, además de mucho estrés, sera una muy mala memoria.

Quizá te interese: Olvídate sobre los mitos sobre el cerebro y aprende a cuidarlo de la mejor manera!

3. Falta de sueño

Sergey Mironov / Shutterstock.com

Dormir poco es perjudicial para la memoria, pero dormir mal también. Puedes ir a la cama a una buena hora pero si no duermes los ciclos como deben ser, tu memmoria y energía se verán afectados. Ver la televisión o estar en el teléfono una vez que te hayas acostado, son habitos muy malos que es mejor cambies pronto.

4. 'Googlear' todo

Tenemos infinidad de información a nuestro alcance las 24 horas del día todos los días, basta con apretar unos cuantos botones para obtener direcciones, teléfonos, recetas, nombres, eventos e incluso para saber lo que están haciendo nuestros amigos al momento. Navegar por internet no afecta directamente a la memoria, lo que sí lo hace es el hecho de no necesitar recordar nada de lo anterior. Ya casi nadie se aprende de memoria el teléfono de su mejor amigo. Para ayudarle a nuestra mente, lo mejor es intentar no acudir al internet todo el tiempo, si no aprendernos cosas como una dirección o un número de teléfono, ¡claro que somos capaces de hacerlo!

5. Tomar té verde

Si quieres activar tu memoria, toma té verde, ya que este aumenta la conectividad entre el parietal y el cortex frontal del cerebro, ayudando a tratar problemas cognitivos e incluso demencia.

6. Ejercicio

El ejercicio alienta a que tu cerebro trabaje con óptima capacidad estimulando los nervios de las células, reforzando sus interconexiones y protegiéndolas de dañarse. Durante el ejercicio, los nervios de las células liberan proteínas conocidas como factores neurotrópicos, mismos que promueven la salud neuronal y benefician las funciones cognitivas, incluído el aprendizaje.

7. La dieta

Africa Studio / Shutterstock.com

La comida con la que nos alimentamos juega un papel crucial en nuestra memoria. Los vegetales frescos son esenciales, así como las grasas buenas. Algunos ejemplos de alimentos buenos para la memoria son: curry, brócoli, coliflor y nueces. Trata de evitar los alimentos procesados.

Ahora que sabes lo que daña o beneficia tu memoria, es importante que pongas manos a la obra para que la mantengas en un estado sano y óptimo.

Fuente: myhealthwire

Quizá te interese: Un sólo hábito ayuda al cerebro a mantenerse sano y a demorar la demencia o la pérdida de memoria


Este artículo tiene fines informativos únicamente. Antes de utilizar la información proporcionada anteriormente, consulte a un especialista certificado. El uso de la información descrita anteriormente puede ser perjudicial para la salud. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no asume ninguna responsabilidad por los daños u otras consecuencias derivadas del uso de la información proporcionada con anterioridad.