NOTICIAS

Meghan Markle debe olvidar sus costumbres estadounidenses y adaptarse a las normas reales para estar con Harry

Date November 6, 2017 04:36

Pretty Woman”, la película que fascinó a todos en la década del noventa al mostrar una historia imposible de amor, parece que no ha pasado de moda y, además, es muy real. Me refiero a la analogía que podemos trazar entre Julia Roberts y la actriz Meghan Markle, actual novia del príncipe Harry.

gettyimages

Salvando las distancias, porque es obvio que la profesión que interpreta el personaje de Julia Roberts dista mucho de la realidad de Meghan, ambas enfrentan una situación similar: deben adquirir la norma del “comportamiento aceptable”. Julia para ser aceptada en la sociedad burguesa; Megan para incorporarse, nada más y nada menos, a la Familia Real.

El romance entre la actriz americana, Meghan Markle, y el príncipe Harry va tan en serio que ya se especula sobre el asesoramiento especial que está recibiendo la chica americana. Ahora deberá asumir ciertos hábitos que le permitirán la entrada a la aristocracia británica.

Quizá te interese: El príncipe Harry y su novia Meghan Markle han roto el protocolo real, pero no parece importarles mucho

Dice un viejo refrán que "no se hacen reyes, se nace rey". Y, en efecto, no existe un centro educativo para tal propósito. Solo se aprenden las normas de la aristocracia en el acto mismo. Para ello, hay que nacer dentro de una familia que trasmite el código y disciplina al cuerpo. Solo así, parece que podemos comportarnos de acuerdo con una etiqueta social.

Pero el amor, tal y como demuestra la película de Richard Gere y Julia Roberts, lo puede todo. Así que Harry se toma la paciencia del mundo para enseñarle a su novia que debe abandonar el hábito de mascar chicle (eso es casi genético para un norteamericano); además, no podrá rascarse, sonreír, llorar o enfadarse cuando ella lo desee. Ahora, todo su comportamiento responde a una premisa: los ojos que te ven y te juzgan. Así que cual muñeca de porcelana, sonríe con decencia, nada de gestos bruscos, excesivos o groseros, y entrégate al amor de tu vida.

Ese es el precio que paga Meghan Markle por el amor de su vida: el príncipe Harry.

¿Qué piensas acerca de los cambios a los que se debe adaptar la actriz para estar con Harry? ¡Cuéntanos en los comentarios y no dejes de compartir el artículo con familiares y amigos!

Fuente: Vanity Fair

Quizá te interese:

La Reina Elizabeth II le permitió al Príncipe Harry que se casara con su novia ¡con una condición!