La más bondadosa de las “excentricidades” de Bill Murray podría ser una respuesta a su pasión por la música

Estilo de vida y salud

La estrella del humor y la actuación Bill Murray nunca deja de sorprender a las personas con su comportamiento. Su capacidad de interpretación y dotes histriónicas son increíbles, pero lo más destacable de él es la espontaneidad con la que hace cualquier cosa, incluso, cuando no es de trabajo.

gettyimages

Sus historias son más que legendarias ¡él hace lo que quiere! Y no es para ganar popularidad, aunque tampoco repara en que se puedan conocer sus peripecias. De hecho, tras hacer alguna broma a personas desconocidas siempre les dice:

Nadie te va a creer cuando lo cuentes.

Bill puede ir caminando por la calle y tapar los ojos del sujeto que va delante, sin que tan siquiera su presa se imagine que es él. También pudiera llegar a un lugar y decidir comerse tus papitas fritas o cualquier otro tipo de fritura.

Bill Murray stealing my friend's fries!

Tampoco repara en hacer trabajos con mucho público, puedes llegar a un bar y llevarte la sorpresa de que Bill Murray será tu barman, solo porque su cuerpo y espíritu así lo quiso. Este comportamiento que lo ha caracterizado a lo largo de sus 32 años de carrera, solo tiene un fin, disfrutar de todo lo que hace. Y al respecto ha dicho que:

Cuanto más relajado estás, mejor lo haces.

Generalmente los medios lo han criticado y etiquetado de “excéntrico”, pero a él eso no lo amilana. Y aunque muchas de sus acciones suelen ser bromas, la bondad y generosidad en él también se desborda.

Quizá te interese: 10 famosos, y excéntricos, del rock que han transformado su estilo desde el inicio del 2000

Nickgrayiscool / Reddit

Uno de sus últimos comportamientos llamados “excéntricos” dejó a la mayoría con la boca abierta. Si bien no sería raro encontrar a Bill Murray en la fila para comprar boletos para ver a “The SteelDrivers” (pues se conoce de su predilección por esta banda y ya ha asistido a otros conciertos), nadie imaginó que pudiera comprar todas las entradas que quedaban por vender. Y menos aún, que las repartiría entre todos los fanáticos presentes en las taquillas.

Este hombre, que es total espontaneidad, también encuentra placer en el regocijo de otros. Esta acción lo pone a prueba. Aunque han cuestionado la veracidad del hecho, en las redes sociales han publicado su foto en la taquilla con una gran cantidad de boletos y nadie se ha atrevido a desmentir lo ocurrido.

gettyimages

De todos modos, ya sabemos que Murray no busca reconocimiento en sus acciones, sino disfrute y satisfacción.

Fuente: UPROXX, Vanity Fair

Quizá te interese:

Millonario excéntrico construyó una réplica del arca de Noé… porque tuvo una pesadilla

Estas son 4 verdaderas excentricidades que han hecho algunos famosos sólo por amor