VIDA REAL

Después del café, el té es la bebida más popular en el mundo y estas 8 curiosidades revelan por qué

Date September 19, 2017 14:56

Nadie puede resistirse al poderoso aroma del café. Su delicado gusto en las papilas seduce a todos. Pero si bien es la bebida más consumida, la segunda, el té, posee un encanto muy particular y aún mayor: un increíble poder medicinal y curativo.

Veamos ocho verdades sobre el té que todo consumidor debe conocer.

Te recomendamos: 10 beneficios del té verde que te harán querer incorporarlo a tu dieta desde ya mismo

Rawpixel.com / Shutterstock.com

1. El té es la segunda bebida que más se ingiere en el mundo. Aproximadamente la mitad de la población mundial lo consume. Aunque la mayoría de las personas consideran que el café es el santo patrono de la cafeína, este criterio no se sostiene científicamente. Mientras el café posee una concentración media de cafeína de 1.5 %, el té tiene de 2.5 a 4 % de cafeína.

2. Los grandes países productores de té son China, La India, Japón, Taiwán y Sri Lanka. El origen etimológico de la palabra se remonta al uso de un ideograma chino, que se pronuncia “chah” en cantonés. El “chah” viajó a Japón, India, Persia y las zonas de alfabeto cirílico (Rusia, Ucrania, entre otros países.). Aunque la creencia popular sostiene que fueron los británicos quienes introdujeron el té en el continente europeo; en realidad, fueron los holandeses quienes exportaron esta planta y luego la llevaron a América.

Africa Studio / Shutterstock.com

También puedes leer: ¿Eres amante del té? Los expertos aseguran que lo has estado preparando mal toda la vida

3. Solo existen 6 tipos de té, el resto son posibles combinaciones y mezclas de sabores. La clasificación solo toma en cuenta el grado de fermentación. Los tipos de té son: té blanco, verde, oolong (azul), amarillo, rojo y negro.

4. La costumbre de beber té a las 5 de la tarde es el resultado de una práctica que introdujo la esposa del séptimo Duque de Bedford, Anna, en el año 1840. El motivo que impulsó esta costumbre fue que esa época, las personas desayunaba fuerte, pero no consumían otro alimento hasta la cena. Por eso, la duquesa propuso una alimentación a las 5 de la tarde con té y tortas.

pilipphoto / Shutterstock.com

5. Hoy consumimos el té helado y caliente, pero esta costumbre se introdujo muchos años después de preparar la bebida caliente. Fue en América del Norte donde se experimentó con el té frío para calmar el calor del verano.

6. La bolsita de té surgió de manera espontánea. Su uso no fue planificado. Según se narra, un comerciante llamado Thomas Sullivan transportaba su té en bolsas, como medida de seguridad. Sin embargo, los consumidores asumieron que esta forma de envase era muy apropiada para la preparación y comenzaron a usar el té contenido en las bolsas.

OlegKoval / Shutterstock.com

7. Existen varias formas de consumirlo, según la región. En China, por ejemplo, el agua se agrega antes de hervir; mientras que en los países occidentales se consume con el agua hirviendo. En los países eslavos, el té se bebe con casi todas las comidas y se ingiere caliente. En otros países de Europa occidental se repara en el acompañamiento y las plantas que aromatizan al té, como los cítricos, el durazno, el azúcar y la leche, entre otros.

8. No es lo mismo ingerir un “té” que una “infusión”. Las infusiones se obtienen de cualquier planta, por ejemplo, la manzanilla; el té solo se prepara a partir de las yemas, las hojas y los tallos jóvenes de una única planta, denominada Cemellia sinensis.

Realiza un consumo responsable del té y aprende los importantes detalles de su historia y forma de elaboración.

Fuente: cosmopolitan