Adoptaron a una niña abandonada en una caja, luego descubrieron que cantaba como los dioses

Familia y niños

April 11, 2018 19:23 By Fabiosa

Hace ya algunos años, encontraron a una bebé abandonada en una estación de tren en China. La pequeña tenía apenas un mes de edad cuando la envolvieron en una chaqueta azul, pusieron en una caja de cartón y la abandonaron en la estación. Una desconocida que pasaba por allí, la vio, la recogió y la entregó a un orfanato, donde empezaron a buscarle un nuevo hogar. Allí vivió durante su primer año.

The Christian Broadcasting Network / YouTube

Por su parte, Chuck y Kim Walker habían tenido a su primer hijo, pero querían agrandar la familia, por lo que buscaron un siguiente embarazo. Desafortunadamente, el segundo bebé de la pareja falleció al nacer, lo que los devastó notablemente y no quisieron volver a intentarlo. Pero eso no les quitó sus ganas de volver a ser padres, así que empezaron a considerar la opción de adoptar.

The Christian Broadcasting Network / YouTube

La pareja estaba consciente de la situación tan difícil que vivían las niñas en China, quienes necesitaban urgentemente hogares estables y seguros. Varios de los niños huérfanos de esta nación deben aprender a defenderse solos, pues los abandonan en las calles y quedan apartados de la sociedad, lo que les impide disfrutar de sus derechos básicos.

The Christian Broadcasting Network / YouTube

A sabiendas de las dificultades de aquellos infantes, los Walker hicieron un viaje al país asiático y adoptaron a su primera hija en el año 2000.Tres años más tarde, decidieron adoptar a la segunda, a la que le pusieron por nombre McKenzie Grace, y resultó ser la pequeña abandonada, quien ya tenía 1 año de edad.  

The Christian Broadcasting Network / YouTube

READ ALSO: La hija de Michael Jackson, Paris, tiene el talento musical en sus genes y tocó el piano como las grandes

El matrimonio volvió a su país con el nuevo miembro de su familia en brazos, pero pronto notaron que la niña tenía ciertas habilidades especiales; el primer día que llegó a la casa, McKenzie escuchó la melodía que salía de un viejo reloj que había en la cocina, la cual imitó a la perfección unos segundos después por medio del canto.

The Christian Broadcasting Network / YouTube

Sus padres adoptivos le entregaron todo el amor que tenían en su corazón y estaban fascinados con las destrezas musicales de la pequeña, pues ella siguió demostrándoles las destrezas de las que era capaz, ya no sólo con su imitación de la melodía del reloj, sino con la memorización de letras de canciones enteras, cuando apenas era capaz de hablar bien.

The Christian Broadcasting Network / YouTube

A sus 14 años, McKenzie ha sabido explotar esas habilidades innatas que le han permitido vivir experiencias únicas e inolvidables. De la mano de su familia que en todo momento le brindó su apoyo, la pequeña cuenta con un logro admirable a su corta edad adolescente: ya ha cantado el himno nacional para los Houston Astros en la liga de béisbol profesional.

The Christian Broadcasting Network / YouTube

Esto ayudó a que la chica fuese descubierta por el productor Mark Carman, quien incluso ya estuvo nominado a los premios Grammy en el año 2015. Así, la joven ya cuenta con varios temas musicales, de los cuales Heaven Come Down figura como el más conocido y compartido en las redes sociales. Su estreno en la radio fue en febrero del año 2015.

Siempre me ha encantado cantar. Sinceramente, no recuerdo un momento de mi vida en el que no haya cantando. Siempre canto en mi lugar de juegos, mi cuarto, la cena, el almuerzo. Hasta hacemos shows de navidad en casa de mi abuela, junto a todos mis primos.

The Christian Broadcasting Network / YouTube

McKenzie recuerda con cariño cada uno de sus logros y, a pesar de que su vida empezó de una manera tan acontecida, vive profundamente agradecida con lo que el destino le ha permitido vivir y con la familia tan maravillosa que la acogió.

The Christian Broadcasting Network / YouTube

Source: La Opinión

 

READ ALSO: El talento de un hombre para la escultura es tan genial que casi se gana una multa de la policía