VIDA REAL

Monika: la niña india de 13 años que decidió rebelarse valientemente contra su boda impuesta

Date March 23, 2018 00:07

El 4 de noviembre de 2017, una niña de 13 años de la India se preparaba para casarse. Mientras la maquillaban y peinaban, ella no dejaba de pensar que aceptar unir su vida a la de otra persona iba a arruinarle la vida. Todos se concentraron en los preparativos de la boda, por lo que Monika decidió esconderse y realizar una llamada al 1098, un número para pedir ayuda.

Embed from Getty Images

A pesar de que la India es uno de los países con la tasa de matrimonio infantil más alta del mundo, en realidad esta práctica es ilegal, pues, según la ley, se permite el matrimonio entre hombre y mujeres luego de que hayan cumplido los 18 años.

Embed from Getty Images

Es decir que el matrimonio de Monika, con 13 años, era totalmente ilegal. Sin embargo, pretendían llevar a cabo la ceremonia debido a que la niña no está registrada en el país, algo que resulta muy común en las familias de escasos recursos, y sus padres, aprovechando la ausencia de este dato, afirmaban que tenía 17 años. Ellos hablaron con Monika un par de meses antes de la boda.

Mamá y papá me dijeron que habían encontrado un hombre para mí en Churu y que era muy amable, educado y trabajaba como obrero. Sentí que era demasiado joven y que no debía casarme. Quería estudiar y convertirme en maestra.

La niña no se sentía lista para asumir la responsabilidad de un hogar, pues, como es de esperarse, aún sentía que estaba en proceso de transición de la infancia a la adolescencia y que había muchas experiencias que todavía le faltaban por disfrutar.

La vida se acababa para mí. Después de casarnos ya no podría jugar, solo encargarme de tareas domésticas. Mi familia política me habría obligado a hacer un montón de trabajos. Solo trabajar.

Quizá te interese: Sin un techo, pupitres ni un salario, este profesor de la India intenta educar a niños muy pobres

Por eso, unas horas antes de la ceremonia, Monika recordó que había visto un número de teléfono dispuesto pasa salvar niñas de la India. Tomó un teléfono ajeno y llamó. Aunque estaba aterrada, se atrevió a decirle a la persona al otro lado de la línea:

Soy joven, no quiero casarme, quiero estudiar. ¿Pueden detener mi matrimonio?

La voz al otro lado le contestó: “no te preocupes, vamos en camino”. Se trataba de la fundación Urmul, y Preeti Yadav fue quien le atendió el teléfono a Monika. Sintieron que era un reto salvar a una niña con apenas 3 horas de antelación, pero eso no los detuvo. La policía llegó a la casa, revisó los papeles y le informó a la familia y los invitados que la boda no se podía realizar.

Embed from Getty Images

No obstante, la familia ignoró la advertencia, cambiaron de recinto e intentaron proseguir con la boda. Monika llamó de nuevo e informó sobre el cambio de dirección. Como si nada hubiese pasado, la niña siguió con los planes, se vistió de novia, se maquilló y estaba lista, aunque también se había preparado para correr. Justo en el momento indicado, Preeti llegó con más policías locales.

Cuando nos vio sonrió, aunque no dijo nada. Sabía que habíamos ido para detener su boda. Estaba feliz.

Embed from Getty Images

Esta vez, la policía fue más severa y le ordenó a la familia cancelar la boda. Los obligaron a firmar un testimonio en el que se comprometían a no organizarle más casamientos a Monika hasta que cumpliese los 18 años. Si incumplían el acuerdo, podrían ir a la cárcel.

La llamada de la niña cambió totalmente su destino gracias a la información que se difunde sobre organizaciones como Urmul, cuyo objetivo principal es poder interferir y evitar muchos más matrimonios infantiles.

Fuente: BBC

Quizá te interese: La Princesa Diana adoptó simbólicamente a una niña de 4 años de edad en la India