¿Te declaras adicta a los zapatos? Te decimos cuáles te convienen según tu tipo de pie

January 16, 2019 13:59 By Fabiosa

Los zapatos constituyen una de las mayores adicciones femeninas. Seguramente, si piensas en el número de pares de zapatos que tienes en tu clóset, te costaría pensar en una cifra exacta.

Según estudios realizados, lo normal es que las mujeres lleguen a tener hasta 19 pares, aunque usen los mismos 5 de siempre; no obstante, hay algunas que llegan a acumular 30 pares o hasta más. El problema empieza cuando adquieren zapatos sin saber si realmente se adaptan o benefician a su tipo de pie, por lo que luego terminan sufriendo de dolores, juanetes o callos.

Los expertos aconsejan darle prioridad al confort a la hora de adquirir el calzado, además de elegirlos apropiadamente según la actividad que se va a realizar. A fin de cumplir esa recomendación valiosa que dan los expertos, te informamos cuáles son los tipos de pie y qué calzado les favorece para que puedas identificar el tuyo y vestir acorde.

Pie cuadrado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una publicación compartida de DEIREITO E LOOKS P/ TRABALHO (@22.demaio) el

 

 

En este tipo de pie, los dedos son casi del mismo tamaño y simulan un cuadrado, por lo que si tienes esta forma, se te dificultará mucho usar zapatos nuevos, pues pocos traen esa forma rectangular que tu pie necesita. Para ti debe ser un calvario conseguir zapatos de punta fina que se adapten a la forma de tu pie, y si lo haces, al poco tiempo sientes que tu pie se atasca en la mitad del zapato, lo que puede llegar a causarte dolores intensos. Para este tipo de pie, lo ideal es usar calzado ancho, de modo que puedas evitar roces que luego te formen heridas o ampollas.

Pie griego.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una publicación compartida de ALDO shoes (@aldo_shoes) el

 

 

Este pie se identifica porque el segundo dedo es más largo que los demás; es decir que necesitas un calzado con la extensión suficiente para evitar que el pie sufra. Si tienes esta forma, es posible que te golpees contantemente las uñas, tengas callosidades e incluso que sufras de “dedo en martillo”, ya que te ves obligada a doblar el dedo más largo para adaptarlo al zapato. En tu caso, lo recomendable es elegir un zapato de horma ancha y punta redonda. También te convienen los que tienen punta larga, pues solivian la posición de tu segundo dedo.

Pie egipcio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una publicación compartida de Steve Madden Chile (@stevemaddenchile) el

 

 

Es el más fácil de reconocer, pues el primer dedo es más largo que todos los demás. Este tipo de pie no tiene mayores contratiempos, dado que el pie se adapta a los modelos de calzados; No obstante, el tipo de zapato que mejor le conviene es aquel de horma ancha y punta redonda.

Pie común o romano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una publicación compartida de ALDO shoes (@aldo_shoes) el

 

 

Quizá te interese: Galilea Montijo impone su estilo en la moda con esta colección personal de zapatos raros

Las estadísticas indican que éste es el tipo de pie de la mayoría, de allí su nombre. Se identifica cuando, al mirar los pies, los tres primeros dedos son más grandes que los últimos dos. La buena noticia para las personas que tienen este tipo de pie es que cualquier calzado es conveniente para ellos, pues los diseños están adaptados en su mayoría a esa forma.

Horma amplia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una publicación compartida de ALDO shoes (@aldo_shoes) el

 

 

Los pies con horma amplia indican que la parte delantera es bastante ancha, por lo que en el armario debe haber una buena cantidad de tenis, zapatillas o botas estilo ecuestre. No obstante, esto no implica que no puedan usar tacones, aunque en su caso, deben optar por aquellos que sean tipo puente o por sandalias de tacón ancho.

Horma regular.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una publicación compartida de sofia lazo (@sofialazodesigner) el

 

 

Este tipo de horma no es ni muy ancha, ni muy fina, lo que es idóneo ya que le permite a la persona usar todo tipo de calzado, tales como, mocasines, sandalias, tacones pump altos con plataforma o simplemente tacones sencillos.

Horma fina.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Uma publicação compartilhada por Loriblu Official (@loribluofficial) em

 

El tipo de pie de esta horma es reducido, estilizado y pequeño; de hecho, lo llaman comúnmente el “pie perfecto”. Sin embargo, este tipo de pie es poco común, pero si tú lo tienes, los calzados que te resultarán más cómodos, a la vez que son elegantes, son las zapatillas altas o las sandalias con tiras finas.

Como ves, nuestro pie indica mucho más de lo que a veces pensamos y, en ocasiones, sufrimos innecesariamente por ignorar el tipo de zapatos que mejor le conviene según su forma. Sin duda, ahora podrás comprar calzado con la seguridad de que ya no “te matarán los pies”.

Quizá te interese: Los zapatos de boda que usó la Princesa Diana tenían un detalle secreto que muy pocos conocen