NOTICIAS

Esta chica perdió 141 kilos, pero nunca perdió su sonrisa. La historia inspiradora de una guerrera

Date March 22, 2018 00:22

Mantener una silueta agradable no es tarea fácil. Aunque hay algunos afortunados a los que les cuesta menos mantener su figura escultural, la verdad es que el porcentaje se inclina más hacia aquellos que deben esforzarse por entrar dentro de los márgenes de lo que la sociedad considera “aceptable”.

Claro, también hay que tomar en cuenta que la apariencia corporal agradable está estrechamente vinculada con la buena salud del organismo. Sin embargo, para quienes ya han caído en la obesidad, volver a recuperar su estado físico y bajar todos los kilos extra supone un verdadero reto. Pero hay quienes lo logran, como Lexi.

La chica creció con sobrepeso y ya se había acostumbrado a la idea de creer que estada destinada a ser una mujer gorda de por vida. Luego de pasar la adolescencia y entrar en la adultez, Lexi llegó a pesar 220 kilos y como ella misma afirma, dejó de “existir para empezar a vivir” cuando se propuso perderlos a como diese lugar.

A los 25 años, la chica tocó fondo cuando se dio cuenta de que su peso estaba afectando seriamente su salud. Se dio cuenta de que si no hacía algo al respecto para revertir su peso, quizás no llegaría a los 30 años.

Quizá te interese: Las egipcias tenían su propia técnica para perder peso y delinear su figura: el uso de un cordón

Pensar que podía morir tan joven la motivó y la asustó al mismo tiempo. La joven quería ser madre, envejecer junto a su esposo, viajar por el mundo y hacer muchas cosas más que su exceso de peso le impedía. Luego de encontrar su motivación, encontró la manera de lograrlo: a través de dieta y ejercicio.

La vida de Lexi era emocionalmente satisfactoria, pues aun con su sobrepeso había encontrado al amor de su vida y se había casado con él. La chica contrajo matrimonio con su mejor amigo cuando pesaba 220 kilos y se sintió increíblemente hermosa ese día.

No obstante, ella quería mejorar la calidad de su día a día, quería salir de su prisión y vivir una vida mucho más larga y sana. Ahora afirma que, además de sentirse hermosa, también se siente saludable.

Hoy en día, con 27 años, la chica afirma que perdió 141 kilos, pero no su sonrisa, pues aunque afirma que la felicidad no depende de la talla, sí está consciente de que vale la pena vivir una vida de la que se esté enamorada.

Su historia ha servido de inspiración para muchas otras personas a quienes les cuesta tomar la iniciativa para cambiar su vida, por lo que siempre está dispuesta a aclarar dudas e inquietudes del proceso por el que decidió pasar desde el día en el sintió que estaba “harta de ser gorda”.

Fuente: Instagram

Quizá te interese: No es lo mismo perder grasa y perder peso. Las diferencias afectan la salud del cuerpo humano