El hijo de Pablo Escobar reapareció en los medios, y sus declaraciones resultaron ser impactantes

Familia y niños

September 8, 2017 13:19 By Fabiosa

Sebastián Marroquín, es el hijo de uno de los narcotraficantes más buscados y perseguidos de la historia. Tras la muerte de su padre en 1993, Sebastián ha protagonizado situaciones muy difíciles, como su exilio de Colombia y su cambio completo de identidad. Sin embargo, en una entrevista reciente, Marroquín compartió algunas enseñanzas que le dejó su padre y también hizo fuertes críticas sobre su actividad criminal.

Recomendado: Ella es la hija de quien fue el narcotraficante más poderoso. Así luce hoy, lejos de la violencia

El hijo mayor de este reconocido narcotraficante, a los 16 años juró vengar la muerte de su padre en vivo y para todo el país, eso le costó el desprecio y el señalamiento que obligaron su exilio. Sin embargo, en ese momento comenzó una nueva etapa en la vida de Sebastián, alejado de la violencia y la ilegalidad, hoy se arrepiente de sus palabras y aclara que eligió el camino de la paz y la reconciliación.

Marroquín se radicó en Argentina tras la muerte de su padre, para convertirse en un respetado arquitecto y defensor de la verdad tras las historias del capo, criticado fuertemente las series de televisión que pretenden recrear la vida producto del narcotráfico, ya que éstas contribuyen a seguir creando mitos, ficciones e imaginarios sobre el mundo de las drogas y el lavado de dinero, que no corresponden con la realidad de dolor y sufrimiento que la familia Escobar vivió.

Recomendado: El día en que el temible Pablo Escobar le regaló un unicornio a su hija

El mejor consejo que me dio mi padre fue cuando me habló de la droga y me avisó: ‘Valiente es el que no la prueba’”. Quien pudo haber sido el sucesor de Pablo, menciona que su padre tenía absolutamente claro la clase de veneno que vendía, por lo que no quería que nadie de su familia se acercara a esas sustancias.

Soy un hombre de paz, y eso se puede verificar. Si no, estaría muerto” Dice Sebastián. Quién tuvo que crecer al lado de los hombres más peligrosos de Colombia.

Hoy en día, el arquitecto de 39 años, se ha mostrado a favor de la legalización, reconociendo que la violencia y la muerte son producto de la prohibición y las sangrientas disputas que se crean por el control del temido negocio detrás del tráfico de drogas.

Sebastián, condena las acciones de su padre y reconoce todo el daño que hizo a la sociedad colombiana y al mundo, es por esto que ha elegido el camino de la reconciliación y el perdón. Marroquín viaja por el mundo llevando mensajes que pretenden, en principio aclarar los mitos al rededor de la imagen del temido narcotraficante, y mostrando que el camino para el advenimiento de sociedades más justas y en paz, se encuentra en el reconocimiento de los problemas pasados y no volver a caer en los mismos errores.

Fuente: huffingtonpost.es