Culebrilla: qué es, por qué ocurre, síntomas, incidencia, transmisión, prevención y tratamiento

Familia y niños

March 15, 2018 13:40 By Fabiosa

Una de las enfermedades de la piel que ha venido afectando a la sociedad desde hace algún tiempo y que está rodeada de mitos y creencias es la culebrilla o herpes zóster. Aunque muchas personas lo quieran atribuir a cosas místicas, se trata de una enfermedad más que está reconocida por la ciencia y hoy te vamos a contar todo sobre ella.

¿Qué es?

La culebrilla o herpes zóster no es más que la reactivación del virus de la varicela (varicella zóster) en el cuerpo humano. Se trata de una enfermedad de la piel que es muy dolorosa y que produce una serie de ampollas y perjudica los nervios de la zona afectada.

Generalmente, esta erupción cutánea afecta una mitad del cuerpo o de la cara y es en los países de Latinoamérica que se le conoce popularmente como “culebrilla”.

¿Por qué ocurre?

Cuando una persona padeció de varicela alguna vez en su vida, aunque se haya curado, el virus permanece en el cuerpo en estado de inactividad. Sin embargo, por razones que aún la ciencia no comprende, el virus se puede reactivar y provocar la culebrilla.

Síntomas.

Además de la erupción cutánea en forma de ampollas, la persona presenta dolor en la zona donde tiene el sarpullido. También puede presentar fiebre, escalofríos, malestar estomacal y dolor de cabeza.

Incidencia.

Esta erupción cutánea surge con frecuencia en personas que tienen un sistema inmunológico débil, como quienes han padecido de ciertos tipos de cáncer como la leucemia y el linfoma, poseen el virus de VIH, están bajo tratamiento con fármacos inmunosupresores, entre otros.

Además, el herpes zóster generalmente ataca a las personas mayores de 60 años.

Quizá te interese: La estrecha relación entre la salud de la piel y la salud mental es más importante de lo que parece

Prevención.

Si padeciste de varicela, el riesgo de desarrollar la enfermedad es del 51,3%. Expertos señalan que el uso de la vacuna contra el herpes zóster estpá recomendada para personas mayores de 60 años y más aún si ya han padecido un episodio de "culebrilla".

Si alguien a tu alrededor tiene culebrilla, lo ideal es que evites el contacto físico, que el enfermo cubra sus herida y no las deje expuestas.

Además, varias investigaciones señalan que el estrés puede ser un desencadenante, pues al afectar el sistema inmunitario puede crear un ambiente favorable para el aparecimiento del virus.

Transmisión.

Se puede transmitir de persona a persona a través del contacto con el fluido que emana de las ampollas y ésto ocurre solo cuando están en la fase activa de la enfermedad, es decir, durante la erupción.

Posibles complicaciones.

Dependiendo de cada caso, la culebrilla puede afectar zonas delicadas como los oídos, ojos y nervios.

Cuando la erupción se extiende hasta el ojo puede provocar el desprendimiento de la retina y producir ceguera, mientras que cuando se extiende a los oídos puede provocar sordera y, si llega a la cabeza, se conocen casos de encefalitis y parálisis facial.

Asimismo, existe la neuralgia posherpética, que es un tipo de neuralgia que surge como consecuencia del herpes.

Tratamiento.

Para tratar esta enfermedad de la piel se usan varios fármacos antivirales para reducir la severidad de los síntomas. Para aliviar el dolor y la comezón se utilizan analgésicos, lociones a base de calamina y baños calmantes con agua de avena.

Ante cualquier duda o síntoma, lo mejor siempre será acudir a un médico para evalúe el caso del paciente y le de las indicaciones adecuadas para que mejore su salud.

Fuente: Clarín, HealthLine , WebMD

QUIZÁ TE INTERESE:

Información general, síntomas normales y de riesgo que indican una infección por herpes


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.