TRUCOS

10 pequeños cambios en la vida cotidiana que ayudan a ahorrar mucho dinero

Date October 25, 2017 03:15

A muchas personas suele ocurrirle que al sacar las cuentas a final de mes, no logran saber a dónde se fue todo el dinero. Para la mayoría, hay ciertos gastos que suelen ser dados por sentado o que se consideran "normales" y muchas veces no lo son. Incluso, se puede estar simplemente queriendo vivir en un status que no es cónsono a los ingresos y esto, terminará ocasionando problemas financieros a futuro.

Si bies es difícil cambiar esta situación radicalmente, hay pequeños ajustes por los que se puede comenzar y al final, se podrán ver claramente los cambios traducidos en más dinero en la cuenta. Estos son 10 de los más importantes:

1. Prepara la comida en casa, por adelantado

Hay dos cosas relacionadas al gasto de comprar comida en la calle: cuesta más dinero que la comida casera y salir a buscar algo para comer consume más tiempo que comer en el trabajo lo que se ha traído desde la casa. Es por ello que muchos expertos recomiendan tomar 2 ó 3 horas del domingo para preparar por adelantado todas las comidas de la semana. Esto sin contar los beneficios en salud a largo plazo, que también es dinero ahorrado indirectamente.

2. Registra los gastos

Si no se puede medir, no se puede controlar. Es necesario saber en qué se gasta el dinero para así poder disminuir gastos innecesarios. Una buena técnica es llevar un registro semana a semana en alguna aplicación para el celular.

3. Configura "pagos automáticos"

La mayoría de los bancos ofrece útiles plataformas "en línea" para realizar casi todas las transacciones bancarias. Con estas plataformas es posible configurar pagos automáticos un día del mes y así, es posible tener programados estos gastos fijos y no gastar ese dinero en otra cosa. Esta opción es útil para pagos como el alquiler, la letra del auto o algún préstamo con el banco.

4. No gastes dinero que no tienes

Las tarjetas de crédito son un peligro si se utilizan de forma indiscriminada. Es decir, pueden darnos la impresión de tener más dinero disponible cuando en realidad, tenemos es la opción de endeudarnos más. Si las tarjetas son un problema para ti, utilízalas solo para emergencias y recurre al efectivo o a tarjetas de débito.

5. Hazlo tu mismo

¿Se dañó algo en casa? Si no es muy difícil, puedes intentar repararlo tu mismo. ¿Hay que pintar alguna habitación? No es necesario pagarle a alguien, un par de horas el domingo bastan. Y así hay muchas cosas por las que se suele pagar mucho dinero a otro para que las haga y están al alcance de la mano o de un tutorial en Internet.

Quizá te interese: 10 consejos para lucir bien con poco dinero: el secreto está en la creatividad

6. Conténtate con lo que tienes

No se trata de no tener sanas ambiciones pero sí de no desvivirse por querer tener algo que está, al menos por ahora, fuera de nuestro alcance. Y hay algo que es cierto: las posesiones materiales nunca serán suficientes si se convierten en el propósito de la vida.

7.Ponle un horario límite a las salidas de fiesta

Extender demasiado esas fiestas de viernes o sábado por la noche no siempre es bueno para los bolsillos. Hay expertos que recomiendan que, como Cenicienta, a medianoche ya dejemos la fiesta y vayamos preparando la vuelta a casa. Esto evitará gastos excesivos en snacks, tragos o transporte.

8. Cuando sea necesario, invierte en productos de calidad

Se puede tratar de ahorrar en muchos productos, pero no es bueno hacerlo en aquellos que pueden hacernos ser más productivos o aumentar considerablemente nuestra calidad de vida. Es decir, en colchones, computadoras para trabajar, ciertas piezas de ropa, sillas de oficina, entre otros.

9. No sucumbas ante la presión social por "status"

Debemos tratar de vivir de acuerdo a nuestros ingresos. Querer imitar estilos de vida de conocidos o incluso, de famosos, que no podemos costear es un gran riesgo para nuestra salud financiera y emocional. Aprende a decirle que no a invitaciones suntuosas que no puedas pagar.

10. Considera deshacerte de tu auto

Sí, suena un poco extremo. Pero si vives en una ciudad con clima agradable que permita caminar y en la que haya seguridad o en una con un buen sistema de transporte, es probable que no necesites realmente un automóvil. Tener un vehículo es un gasto gigante pues no es solo el combustible y el mantenimiento sino la depreciación anual de valor de mercado.

Como ves, no son cambios muy difíciles de aplicar de forma progresiva. Te aseguramos que te cambiarán las finanzas, solo se requiere un poco de disciplina.

Fuente: Business Insider

Quizá te interese:

8 razones que ilustran el tremendo error que significa prestar dinero a familiares o amigos