¿Tus hijos están enojados? Primero respira… y aprende a reaccionar de la mejor manera

Noticias

August 15, 2017 16:20 By Fabiosa

Es común que nuestros niños se enojen, así como también sucede que nosotros nos enojemos cuando algo no nos agrada. Lo importante para nosotros es que aprendamos cómo reaccionar en esas situaciones. No podemos ser completamente permisivos y ceder ante cualquier berrinche, pero tampoco poder gritar y ser intransigentes hasta cuando parpadeen.

A la hora de tratar con los enojos de nuestros niños debemos estar en calma antes que nada, debemos aprender a respirar y pensar antes de reaccionar. Aquí te tenemos algunos consejos que te harán tratar mejor a tu niño cuando esté enfurecido.

Decirles que NO no es suficiente

Es común que para reprender a nuestros pequeños digamos "NO": "No pegues", "No tires las cosas", "No grites". Cuando hacemos esto sólo estamos castigando una acción, sólo saben que algo está mal pero no saben por qué. Debemos establecerles reglas y explicárselas.

Diles cuando hayan hecho algo bueno

Para controlar la conducta de tu pequeño no es suficiente decir qué está mal, también deben saber qué está bien. Si te llegan a ayudar en la casa, si hacen un gesto positivo, diles que lo que hicieron fue algo bueno, felicítalos y motívalos a que sigan haciendo lo mismo.

Ignora las pequeñas cosas

Hay de faltas de conducta a FALTAS DE CONDUCTA. No todo lo malo que hagan está completamente mal. Hay situaciones en la que lo mejor es que ignorar lo que hicieron, comentarles qué es lo que debieron haber hecho y que ellos mismos aprendan de sus errores.

Te recomendamos estos otros consejos: ¿Tienes a un niño furioso en casa? Con estas 25 simples frases ¡verás cómo todo se calma!

No grites

Posiblemente es el peor error que podemos cometer. Cuando gritamos solamente le estamos comunicando a nuestros niños que gritar es la forma para que nos hagan caso, ¿qué es lo que van a hacer ellos? Gritar para que les hagamos caso. Debemos aprender a calmarnos y nunca reaccionar con el grito.

Sé firme

Es más valioso y claro cuando dices un "No" con firmeza que cuando lo gritas. Nuestros niños entienden cuando les hablamos en serio y en un tono distinto. También es importante no cambiar ese "no" porque entonces pensarán que si lloran o gritan, nos pueden convencer. Aprendamos que cuando seamos firmes debemos serlo hasta el final, por ello tampoco se trata de ser estricto con todo.

También es importante que leas este otro artículo: ¡Cuidado, papás! NUNCA te atrevas a decir estas frases cuando tu niño se porte mal

No es sencillo lidiar con el enojo, porque en ocasiones el enojo es contagioso. Aprendamos a respirar y a tratar de la mejor forma a nuestros pequeños. Veremos que a la larga todo estará mucho más tranquilo.