Ser firme no significa ser “el malo”: ¿por qué la disciplina es tan importante en la crianza de los niños?

Familia y niños

December 12, 2017 04:42 By Fabiosa

Si nos remontamos a la educación de generaciones pasadas, los padres eran muy estrictos a la hora de indicarnos que nuestro comportamiento estaba mal. Sin embargo, la cultura actual está mucho más orientada a la libertad de elección, la libertad de expresión y la independencia, aspectos que son muy buenos, pero la disciplina también se ha relajado bastante.

Sí, amas a tu hijo y quieres darles todo lo que lo hará feliz, pero también debes darte cuenta de que transformarlos en una buena persona significa no darles todo lo que desean siempre. La realidad es que hay que establecer límites. Ésto no significa que tengas que ser "un ogro", pero debes tener una mano firme. Un padre debe ser amable, por supuesto, pero también debe hacer su trabajo.

Kamelia Ilieva / Shutterstock.com

Quizá te interese: 6 creencias populares sobre la vacunación de los niños que deben ser erradicadas por completo

Los niños aún necesitan disciplina.

Puedes brindarle a tu hijo una educación feliz y segura y, al mismo tiempo, enseñarle la disciplina que necesita. Mucha gente se queda estancada en el hábito de pensar en blanco y negro, lo cual equivale a ser estricto con ser malo y ser amable con ser demasiado indulgente. ¡Reajusta tu perspectiva! La disciplina es bastante diferente de lo que creemos que es.

La disciplina no significa ser "el malo".

Ser firme no significa ser el malo del cuento, puedes hacer cumplir las reglas sin ser duro o cruel. Es posible ser un padre firme y ser amable al mismo tiempo. Recuerda que lo que haga ahora durante sus años de infancia se mantendrá con ellos para siempre. Cuando son pequeños, están aprendiendo acerca del mundo y cómo comportarse en él. Debes ser una buena guía para que puedan navegarlo con éxito cuando sean adultos.

STUDIO GRAND OUEST / Shutterstock.com

Enséñales respeto.

Cuando un niño crece con respeto hacia ti y por las reglas que has establecido, llevarán ese sentido de respeto hacia el mundo. Mostrarán el debido respeto por sus compañeros y por sus mentores, sus amigos y compañeros de trabajo. Recuerda, criar a un niño significa criar a un adulto.

La autodisciplina.

Disciplinar bien a tu hijo desde una edad temprana puede enseñarles la muy importante cualidad de la autodisciplina. Si tiene autodisciplina y autocontrol, puede lograr sus objetivos más fácil y efectivamente que alguien que no posee estas características. Lo que alguien aprende cuando niño lo ayuda a prepararse para la edad adulta.

Es muy probable que al no obtener lo quieren, van a hacer pucheros, a gritar,  llorar, o enojarse. Déjalos, no, no siempre les gustará porque realmente a nadie le gusta ser disciplinado, ni siquiera a los adultos, pero este es tú trabajo y es lo mejor para ellos.

Nomad_Soul / Shutterstock.com

Recuerda que los gritos no son la mejor manera de comunicarse, antes de recurrir a los regaños, comunícate con ellos como lo harías con cualquier otra persona. Dales las razones de tus reglas y sus castigos y por qué deberían o no hacer algo. Hazles entender, ellos pueden hacerlo.

Fuentes: Rebel Circus, Red Book

QUIZÁ TE INTERESE:

3 regalos es la cantidad recomendable para hacer felices a los niños en esta Navidad

Adicciones, obesidad y violencia son algunos de los efectos de la televisión en los niños


El material en este artículo solamente tiene fines informativos y no reemplaza el asesoramiento de un especialista certificado.