Estas terribles faltas de ortografía podrían resucitar al mismísimo Cervantes si las leyera

Inspiración

El desarrollo de las habilidades para la lecto-escritura es fundamental para la comunicación. A diario estamos emitiendo mensajes, ya sea escritos o hablados. Y para lograr que nuestros mensajes sean eficaces, debemos garantizar que estén bien enunciados.

Te recomendamos: ¿Mejorar la ortografía a través de la química? Un lingüista propone una manera asombrosa de hacerlo

photopixel / Shutterstock.com

Internet es un caos ortográfico. Allí podemos hallar errores recurrentes. Estos gazapos podrían corregirse con el buen uso de las habilidades que adquirimos durante la enseñanza primaria, sin embargo, estos son algunos de los casos que nos podemos encontrar a diario:

También puedes leer: 30 errores ortográficos que te harán sangrar los ojos

Fuente: Europapress

Este ejemplo es clásico: pretenden usar una palabra para armar otros términos y fuerzan la ortografía para conseguirlo. Superman es el texto que pintaron y usaron la S para indicar “Super” y “Serquita”. Obviamente, está escrita la palabra: no lleva S, sino C. Pero incurren en el error por lograr un cartel atractivo, jocoso y que llame la atención.

Fuente: Europapress

Anuncia lo que gustes, pero OJO con las reglas ortográficas: si el producto es “barato”, no cambies la B por la V.

Fuente: Europapress

Aquí deberíamos cuestionarnos si el fin justifica los medios: sobre un muro pintaron la frase: “Rezpeto a la educasión”.

Fuente: Europapress

En qué idioma estaría pensando la persona que escribió este mensaje: “No se aceptan targetas de crédito”.

Fuente: Europapress

Un aviso importante: “Cerrado asta el jueves”. Asta sin H tiene otro significado, distinto al “hasta” con H, la preposición.

Fuente: Europapress

Este cartel podría ser un síntoma de los problemas que existen al escribir el español: “Fabor de guardar cilencio para qe descancen las demas personas”.

Fuente: Europapress

No se trata de burlarnos al leer estos mensajes. En muchos casos, las personas que escribieron los textos no tuvieron acceso a una educación elemental. Debemos ser conscientes de las desigualdades y limitaciones que existen en los procesos de aprendizaje.

Lo más importante es fomentar un uso correcto del español y velar por las formas adecuadas para expresarnos. Si vemos una falta, la corregimos; si incurrimos en una, es deber de otro señalarla.

Recomendamos