El olor de la zona íntima femenina puede ser natural o indicador de desajustes: causas y tratamientos

Estilo de vida y salud

¿Alguna vez has notado que las zonas íntima de la mujer tienen un olor muy particular? Todo nuestro cuerpo emite olores, incluyendo los genitales. No debes alarmarte si percibes aromas, salvo en casos anómalos que te explicaremos más detalladamente aquí.

Existen varias causas que determinan el olor en las zonas íntimas femeninas, veamos algunas:

1. Los alimentos.

¿Has escuchado decir que somos lo que comemos? Esta afirmación no es banal, en realidad se refiere a cómo el cuerpo procesa los alimentos y los excretamos a través del sudor. Hay un conjunto de productos que provocan aromas fuertes, como la pimienta, el ajo, la cebolla, el brócoli. Algo contrario ocurre con los cítricos, estos generan olores dulces.

2. Cambios hormonales.

El periodo preovulatorio y ovulatorio ocasionan desajustes hormonales en las mujeres, estos trastornos inciden en el olor de nuestro sudor. Durante la menopausia, las féminas podemos presentar un olor en los genitales poco común, ello se debe a la disminución abrupta del estrógeno.

3. Sudor.

Las zonas íntimas de la mujer no están exentas de secretar sudor. De hecho, están compuestas por las glándulas sudoríporas apocrinas, las cuales pueden expedir un líquido con presencia de bacterias muy maloliente.

4. Infecciones.

En caso de presentar una infección, el olor cambiará notoriamente. Los grupos más vulnerables son las mujeres en edades fértiles.

Según la experta en salud femenina Jennifer Wider, M.D, podemos identificar, al menos, 5 tipos de olores en las zonas íntimas:

1. Pescado.

Si las zonas íntimas emiten un fuerte olor a pescado es probable que estemos presentando una infección. Por lo general, este síntoma se acompaña de otros, como secreción, picazón y dolor al miccionar.

2. Cloro.

El uso de ciertos productos puede contribuir a generar este tipo de olor. No se trata de una infección, sino del cambio del pH.

3. Levadura.

Se debe a infecciones casadas por hongos. Este tipo de afecciones no suelen ser tan complicadas y pueden tratarse con medicamentos antimicóticos.

4. Olor a metal.

Durante el periodo, el olor propio de la sangre puede mezclarse con el de la zona íntima y produce una aroma a metal.

5. Dulce.

Las frutas cítricas, como las naranjas, la piña y la toronja, tienden a endulzar el olor de las zonas íntomas.

Quizá te interese: 5 sencillos consejos para mejorar la salud general de la zona íntima femenina y evitar el mal olor

¿Cómo podemos evitar que los olores en la zona íntima sean fuertes y desagradables?

1. El ejercicio de una buena higiene.

Es importante mantener una higiene diaria, porque la limpieza garantiza que se pueda eliminar la piel muerta, el sudor y la suciedad. Se debe evitar el uso de jabones perfumados o corporales, porque estos olores pueden alterar el pH natural de las zonas íntimas.

2. Desodorantes solo para el exterior.

El uso de aerosoles o perfumes es recomendable reducirlo para la zona exterior, pues esto puede alterar la química natural de las zonas íntimas y conduce a problemas mayores.

3. Cambiar frecuentemente la ropa interior.

Es mucho más beneficioso usar ropa íntima de algodón al 100%. Se trata de un tejido transpirable, que ayuda a eliminar el sudor.

4. Usar productos de aseo para estabilizar el pH.

Existen a la venta algunos productos que son muy apropiados para restablecer el pH natural de la zona íntima de la mujer. Por lo general, son de venta libre. Si el olor persistiera, quizá debas buscar asistencia médica.

5. Baños con vinagre de manzana.

Existe un tratamiento natural muy efectivo para normalizar el pH en las zonas íntimas y suavizar el olor penetrante que genera. Debemos verter una taza o dos de vinagre de sidra de manzana en una tina de agua tibia.

6. Compresas con bicarbonato de sodio.

El bicarbonato es un ingrediente muy bueno para equilibrar el pH. Su uso puede aplicarse a compresas en las zonas íntimas o en baños. Solo debemos agregar media taza de bicarbonato a la tina con agua tibia y sumergirnos.

7. Ingerir yogurt.

El yogurt es rico en bacterias lactobacillus, las cuales pueden emplearse para combatir infecciones que provocan el mal olor de las zonas íntimas. Lo único que debemos hacer es consumir dos cucharadas de yogurt natural sin azúcar diariamente. Además, el yogurt es muy bueno para estabilizar el pH.

Como pudiste leer, no todos los olores que despide tu cuerpo deben ser ocultados y mucho menos deben convertirse en motivo de vergüenza. Algunos son naturales y propios del organismo; otros, son ocasionados por alimentos, desajustes hormonales o infecciones. Conocer nuestro cuerpo nos garantizará estar seguras y siempre alertas sobre las aromas que poseemos.

Quizá te interese:

6 errores al aplicar desodorante que arruinan por completo su acción contra el sudor y mal olor


Es importante aclarar que toda la información contenida en Fabiosa Español tiene un fin informativo exclusivamente, y que en ningún momento debe ser considerada como asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Nunca deje de buscar asesoramiento médico, no ignore el consejo médico, ni demore en buscar asistencia médica por algo que haya leído en este sitio.