ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

7 Mitos falsos y verdaderos acerca de las características de las partes íntimas de la mujer

Date November 29, 2017 23:19

La cultura construye mitos en torno a determinados temas, sobre todo aquellos que, durante años, han funcionado como tabú. Algunos de los mitos más difundidos sobre la feminidad están relacionados con las partes íntimas. Veamos cuáles son esas ficciones que la cultura ha creado sobre nosotras:

1. El mal olor de las partes íntimas.

Muchas personas creen y afirman que los genitales huelen mal. Sin embargo, este criterio asume que los olores propios del cuerpo son desagradables. Es importante tener en cuenta que también en las zonas íntimas tenemos glándulas sudoríporas. Ese es el olor normal que produce nuestro cuerpo. Ahora, sí es cierto que éste se puede ver alterado por los alimentos que consumimos, por los desajustes hormonales, por enfermedades o por una mala higiene.

2. Esta zona no envejece y siempre luce igual.

Esto es totalmente falso. ¿Acaso conoces algo que no esté sujeto a la acción del tiempo? Así como nuestro cuerpo crece, se desarrolla y envejece, también ocurre con los genitales. Durante la etapa previa a la pubertad, la zona íntima de la mujer luce muy diferente, con la pubertad y el embarazo cambia drásticamente y con la vejez adquiere características muy propias.

3. Las secreciones en esta zona siempre indican un trastorno.

Ésto es totalmente falso. Así como ocurre con los olores, las secreciones son normales y forman parte de las demás excreciones del cuerpo. Ahora bien, los médicos indican que debemos estar alerta a la viscosidad, el color y el olor de las secreciones. Si son blanquesinas o transparentes y no fétidas, entonces no hay problema. Si algo varía, es aconsejable acudir al médico.

4. La higiene solo es posible con un buen duchazo.

Totalmente falso, de hecho, la ducha puede causar muchos trastornos en las partes íntimas de la mujer: altera el pH, la flora intestinal, provoca comenzón y hasta quemaduras. La limpieza debe ser muy suave, sin exponernos al agua directa, como en la ducha o las tinas con burbujas.

READ ALSO: 5 sencillos consejos para mejorar la salud general de la zona íntima femenina y evitar el mal olor

Ahora veamos algunas cosas que te sorprenderán mucho más y jamás han formado parte de los mitos (vaya contradicción):

1. La parte íntima de la mujer puede salvar vidas.

Según varias investigaciones, las partes íntimas de la mujer son la fuente de las células madres. Estas células se extraen del fluido menstrual y son autorenovables. Ellas se denominas células regenerativas endometriales y se emplean para revertir los daños de los accidentes cerebro-vasculares, la osteoporosis, el Alzheimer, el Parkinson y la diabetes.

2. La parte íntima de la mujer puede revelar información sobre la salud.

Si estamos atentas a esta zona —el color, el olor, la textura y las secreciones— podremos conocer mucho más de nuestro cuerpo, desde los procesos de ovulación hasta padecimientos físicos.

3. La parte íntima es una zona de contención que protege a la mujer.

Nada puede atravesar esta zona, no debes temer porque ella está diseñada para protegerte de cualquier agente externo. Así, funciona como una barrera.

Y ahora viene la información adicional para entender que en un principio todos somos iguales, hombres y mujeres: durante las primeras 8 semanas de la concepción en el útero de la madre, el feto no tiene definido su órgano reproductor. De hecho, lo que más tarde se forma y constituye a varones y hembras es, en su origen, igual para ambos sexos.

Conocer más sobre tu cuerpo te ayudará a entender cada uno de los procesos que vives a lo largo de tu vida y le dará sentido a cada etapa.

Fuentes: Glamour, Cosmopolitan, Redbook

QUIZÁ TE INTERESE:

8 problemas comunes de la menstruación que pueden revelar datos importantes sobre el estado de salud

El dolor pélvico crónico: síntomas que no se deben obviar y causas más frecuentes de este malestar


Es importante aclarar que toda la información contenida en Fabiosa Español tiene un fin informativo exclusivamente, y que en ningún momento debe ser considerada como asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Nunca deje de buscar asesoramiento médico, no ignore el consejo médico, ni demore en buscar asistencia médica por algo que haya leído en este sitio.