5 Consejos que ayudarán a facilitar, organizar y agilizar los procesos de limpieza del baño y la cocina

Estilo de vida y tendencias

November 27, 2017 17:30 By Fabiosa

Mantener la higiene del hogar no es tarea fácil. Sobre todo cuando lo tenemos que conjugar con el resto de las rutinas diarias. Sin embargo, hay partes de la casa que nos obsesionan porque, de un modo u otro, siempre se ensucian y desordenan más rápido y en mayor cantidad. Seguramente la mayoría coincidimos en que la cocina y el baño son las dos zonas que más nos atormentan.

Si bien ninguna de estas dos habitaciones es donde mayor tiempo pasamos —con respecto a otros espacios de la casa como los dormitorios—, las dos requieren de cuidados higiénicos especiales para garantizar nuestra salud. El inodoro, los estropajos y los fregaderos son considerados las tres piezas del hogar que más gérmenes acumulan. Las condiciones de humedad y temperatura a las que están expuestas estas áreas del hogar son ideales para la proliferación de ese tipo de organismos.

Además, según algunos indicadores que recaba la OCDE, al menos el 82% de las mujeres cocina a diario. Incluso, la inversión de tiempo en preparar los alimentos es de al menos 80 minutos. Respecto al baño, el mínimo de tiempo que dura una ducha es de 10 minutos, sin tomar en cuenta cuántos miembros haya en la familia y el resto de las actividades que realizamos allí —como las necesidades fisiológicas y algunas actividades de embellecimiento—.

Según algunos expertos en temas de higiene, lo esencial —para mantener la limpieza y que nos dure— es crear una rutina. Buscar formas de organización del trabajo, crear una secuencia de pasos estructurados en un orden lógico que nos ayuden a avanzar para cada una de las tareas y acortar los tiempos. Además, podemos seguir algunos consejos para mantener nuestras cocinas y baños impecablemente limpios y ordenados.

1. Cuidados preventivos.

La primera medida de todas es el tratamiento preventivo, pues en la cocina se acumulan las grasas y la humedad y eso hace que se ensucie pronto. Lo más importante para evitar estos efectos es la adecuada ventilación. Si tenemos cocina eléctrica o de gas, lo mejor será que esté colocada en alguna zona cerca de la ventana. Esto ayuda a que las grasas, la humedad y los contaminantes salgan fuera del espacio cerrado.

De igual manera ocurre con el baño, si prevenimos que la humedad se acumule en esta zona evitaremos algunos problemas como el moho y la suciedad. Si la zona sanitaria no tiene ninguna ventana o es muy pequeña podemos emplear un ventilador cuando terminemos de bañarnos para extraer toda la humedad.

Además, podemos asegurarnos de la limpieza de los grifos durante las rutinas diarias que realizamos en la cocina y baño. Si colocamos una bolsa con vinagre en el tubo de la pileta, éste se limpia del sarro que producen los componentes del agua, por lo que podemos hacerlo una vez a la semana.

QUIZÁ TE INTERESE: No sólo los platos deben lavarse a diario, estas 7 cosas del hogar no deberían esperar para limpiarse

2. Organiza antes de limpiar.

Cuando haya llegado el día que dedicas a limpiar, es mejor que antes de comenzar organices todos los objetos y utensilios en la cocina y baño. Por ejemplo, debemos sacar las alfombras, botes de basura, las pesas, los cajones de ropa sucia, etc. Ésto ayudará a agilizar y a tener menos tropiezos dentro de los espacios.

Además, cuando colocamos los objetos siempre en el mismo lugar, creamos rutinas y orden en la limpieza. Así será difícil que después de haber terminado recordemos que faltó algo por limpiar.

3. Limpiar de arriba hacia abajo.

Uno de los aspectos fundamentales que muchos no tienen en cuenta es éste. Cuando limpias de arriba hacia abajo el polvo o la suciedad que quites de los objetos cae sobre las superficies que están por debajo y que aún no has limpiado, así evitarás pasar trabajo doble.

4. Organizar y tener a mano los productos que emplearemos.

Para limpiar no solo necesitamos un trapo y un trapeador. Al contrario, hay muchos útiles que empleamos y tenemos que ir buscando a mitad del proceso. Más vale que, al iniciar, tomemos cepillos, escobillas, productos desengrasantes, limpiadores, aromatizantes, cubos y guantes. Además, es importante que los guardemos siempre en un mismo lugar para tomarlos todos de una vez.

5. Preparar los espacios de almacenamiento antes de realizar las compras.

Finalmente, un último consejo. Cuando vayamos a realizar las compras, es mejor si recogemos antes. En muchas ocasiones llegamos a casa con productos de la alacena, otros al refrigerador, algunos al botiquín del baño o a la ducha. En fin, se arma un gran desorden. Lo mejor es que antes de salir revisemos y organicemos baño y cocina. Así sabremos, por ejemplo, si hay algo que podamos sacar del refrigerador y liberar espacio o si ya se acabó un alimento y podemos sacar el envase de la alacena.

Ahora ya tenemos más ideas que nos pueden ayudar a mantener limpios nuestros baños y cocinas. Y sin lugar a dudas nos ahorrarán un poco de tiempo al realizar las tareas domésticas.

QUIZÁ TE INTERESE:

4 Ingredientes naturales que se pueden usar en el hogar para limpiar, desodorizar y desinfectar

Con este ingenioso truco podrás limpiar tu parrilla eléctrica sin necesidad de tallarla