ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

¡Alerta, mamás! Su hijo puede estar siendo víctima del “grooming” en las redes sociales

Date February 22, 2018 22:36

Los avances de la tecnología han traído, sin duda alguna, muy buenos beneficios para la comunidad en general. Acceder a la información ahora es mucho más fácil que hace unas cuantas décadas atrás. A partir de diversas invenciones, el ser humano se puede sentir más involucrado en el acontecer diario de la humanidad. Sin embargo, como todo, tanta accesibilidad a medios electrónicos tiene ciertas desventajas, sobre todo para los más pequeños de la casa, quienes aún no saben discernir entre bondad y maldad. Entre las múltiples invenciones tecnológicas, llegaron los programas de mensajería instantánea y las redes sociales, a las cuales, normalmente, los niños también tienen acceso y por lo cual se ha dado una nueva forma delictiva, conocida como grooming.

Sander van der Wer / Shutterstock.com

El anglicismo, que aún no tiene un equivalente en nuestro idioma, pero que podríamos resumir como “engaño pederasta”, hace referencia a una comportamiento deliberado que inicia un adulto (siempre es un adulto) con la finalidad de ganarse la confianza y amistad de un menor de edad a través de medios tecnológicos. La intención del pederasta en la mayoría de las ocasiones es crear un vínculo emocional con el infante para que confíe en él, le pierda el miedo y, finalmente, pueda abusar sexualmente de él.

El proceso de grooming conlleva tres etapas básicas:

Construcción de la relación.

Durante la primera fase, el adulto busca acercarse al niño, normalmente con mentiras sobre su perfil en general. Según las investigaciones, son miles los casos de adultos que se hacen pasar por otros niños o adolescentes con la finalidad de crear empatía con el menor y lograr que se sienta en la confianza suficiente como para desinhibirse con él.

kryzhov / Shutterstock.com

Obtención de poder sobre el menor.

Pasada la fase de la confianza, el niño o adolescente cree que está hablando con alguien contemporáneo, por lo que empieza a confiarle sus secretos mejor guardados o, en algunos casos, a cruzar la línea de la intimidad por medio del envío de fotos o videos con poca ropa o incluso desnudos.

Manipulación del secreto.

La etapa final normalmente es el chantaje. En esta etapa el pederasta revela quien realmente es, pues tiene algún material en su poder con el que sabe que puede controlar y manipular al menor. Si le ha enviado fotos o video, muy seguramente lo usará como chantaje para pedirle más, de lo contrario, lo delatará con sus padres o lo difundirá en la web.

Marcos Mesa Sam Wordley / Shutterstock.com

El abuso sexual de un infante nunca es culpa de él y la comprensión paterna de este hecho es fundamental. Para los niños, es difícil entender cómo llegaron a involucrarse en un escenario en el que se le chantajea u obliga a cooperar en actos sexuales con adultos; por ende, saber que encontrarán apoyo y confianza en su hogar puede ser de gran ayuda para que los niños se decidan a denunciar la situación de la que son víctimas.

Quizá te interese: 10 precauciones básicas al momento de subir fotos de niños en redes sociales. La #3 es vital para su seguridad

La Fundación Alia2, destacada por su lucha contra la pornografía infantil en Internet y el ciberacoso, afirma que esta no es una forma nueva de delito, sino de acciones ya antiguas de abuso infantil que se han adaptado a la modernidad y se aprovechan del anonimato de la web, por eso la necesidad de adjudicarle un nombre propio. En este sentido, la fundación explica:

A pesar de que estas situaciones comienzan en la red, con frecuencia suelen trascender al mundo físico, derivando en delitos tales como el tráfico de pornografía infantil o el abuso físico a menores.

Como padres, es crucial la actitud y las medidas que se tomen con respecto a estos peligros latentes y sigilosos. Por eso, los expertos recomiendan tomar algunas medida de seguridad, tales como:

-Controlar y vigilar el uso de Internet de los niños por medio de software especiales para ello.

-No ubicar las computadoras en la privacidad de sus habitaciones, sino en áreas comunes y de tránsito constante.

-Informar a los niños sobre los peligros de la red e impartirles instrucciones sobre lo que deben hacer si se les presenta una situación similar.

-Darles confianza para que no sientan miedo de recibir regaños si cuentan lo que les está pasando.

Lifestyle discover / Shutterstock.com

Los niños son el futuro de nuestra humanidad y estar pendientes de su bienestar es uno de las responsabilidades primarias de todo padre. No permitas que tu hijo pase a formar parte de las estadísticas como otro niño más víctima del grooming.

Quizá te interese: Abuso sexual: 5 formas de blindar a los niños contra esta amenaza siempre latente

Fuente: ThinkUKnow, Muy Interesante, Guía Infantil