¿Somos adictos a la comida chatarra? Un periodista revela la verdad de la industria de comida

Familia y niños

Bien sabemos que para tener una vida longeva hay que tener una alimentación y un estilo de vida saludable, pero ¿en realidad cumples al pie de la letra esea premisa? Actualmente, son muchas las alternativas frescas y saludables que ofrece el mercado para que logremos conseguir mantenernos en la línea de lo saludable, pero también es cierto que la obesidad es una enfermedad que está a la puerta de la esquina y que nos resulta difícil resistirnos ante un dulce, gaseosa, pizza o fritura.

Suchalinee / Shutterstock.com

No estás equivocado, pues un periodista ganador del premio Pullitzer (galardón que se le otorga al periodismo impreso, la literatura y la composición musical en Estados Unidos) Michael Moss escribió un libro titulado “Adictos a la comida basura” en el que revela cuál es la estrategia de las grandes multinacionales de comida para mantenernos en la palma de su mano a la hora de consumir sus productos.

Moss señaló lo siguiente en una entrevista que le hicieron sobre su investigación:

Es una industria que está tratando que no solo nos gusten sus productos, sino que queramos más y más.

Quizá te interese: Con estos poderosos consejos podrás resistirte a la comida chatarra

Todo es sobre negocios

Según el periodista, se trata de una industria que, al igual que cualquier negocio, busca ganar el máximo de dinero vendiendo la mayor cantidad de productos que sea posible. Pero el problema no radica en el margen de ganancia que quieran tener, sino en el método para lograr eso.

Lo que no se puede esconder es que estas empresas hacen uso excesivo de cantidades de azúcar, grasa y sal, lo que hace que sus productos sean sabrosos, accesibles y cómodos. Sin embargo, la consecuencia a mediano y largo plazo es el padecimiento de obesidad, que solo en Estados Unidos genera una pérdida de 300.000 millones de dólares en costes sanitarios.

FabrikaSimf / Shutterstock.com

Ingredientes "no tan secretos"

El periodista señala que sobran las pruebas científicas e investigaciones para respaldar que la mayoría de las comida chatarra y azucarada que se expone en los estantes de los supermercados provoca que la gente quiera consumir cada vez más y pierda el control a la hora de llenar el carrito.

Además de revelar cómo estos tres ingredientes principales (sal, grasa y azúcar) son la pirámide de la adicción de lo seres humanos hacia la comida no saludable, el ganador del Premio Pullitzer piensa que una de las soluciones es poner impuestos a las bebidas azucaradas y con esos fondos financiar programas de salud pública.

Dmitry Chumichev / Shutterstock.com

Actualmente, no se puede negar que existen muchos productos con categorías baja en calorías o saludable, pero, según explica Moss, se trata de comida no 100% saludable, sino de menos mala, con ingredientes menos dañinos.

La clave para llevar una vida lo más alejada posible de la comida chatarra es comer productos orgánicos, evitar las comidas procesadas, revisar la ingesta de azúcar y grasa a la hora de comprar los productos en el supermercado y tratar de comer comida “real” y no las soluciones mágicas para microondas que venden en los supermercados.

Anna Subbotina / Shutterstock.com

La verdad es que el dicho que dice “Eres lo que comes” no se equivoca y todo lo que nos llevamos a la boca se reflejerá no solo en nuestro cuerpo, sino en nuestra salud y mental.

Fuente: El Confidencial

QUIZÁ TE INTERESE:

Los médicos revelan un posible vínculo entre la diabetes tipo 2 y el consumo de comida rápida

8 malos hábitos que se deben dejar de practicar para que la casa sea un lugar libre de estrés


Este artículo tiene fines informativos únicamente. Antes de utilizar la información proporcionada anteriormente, consulte a un especialista certificado. El uso de la información descrita anteriormente puede ser perjudicial para la salud. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no asume ninguna responsabilidad por los daños u otras consecuencias derivadas del uso de la información proporcionada con anterioridad.

Recomendamos