NOTICIAS

Exmillonario australiano halló la felicidad en una isla desierta: Lleva 20 años alejado de la vida moderna

Fecha 14 de febrero de 2018

Si has visto la película "El náufrago", con Tom Hanks, tienes más o menos una idea sobre cómo vive David Glasheen, un australiano que fue millonario en los años 80's y ahora vive en compañía de su perrita, la fauna y la flora de una isla al norte de Australia. Si en algún momento tú o alguna persona que conoces ha comentado que el estrés y los problemas del día a día les provoca irse lejos del mundo para estar solos, ésto es más o menos lo que le pasó a este señor.

Docastaway - Desert Island Experiences / YouTube

Su historia antes de la isla

David Glasheen, como mencionamos antes, era millonario en los años 80 y vivía en Sidney rodeado de grandes privilegios junto con su familia. Era un corredor y su fortuna era aproximadamente de unos 28 millones de dólares y, si hoy en día suena como una gran suma, imagínense en los 80's. Para bien o para mal (aparentemente para bien según la opinión de Glasheen), en 1987 llegó lo que se conoce en el mundo como el Lunes Negro, conocido en Australia como Martes Negro. El exmillonario perdió a causa de ese día aproximadamente unos 7,25 millones de dólares. Glasheen describe lo que ocurrió después del Martes Negro de la siguiente manera:

"Los próximos años fueron extremadamente difíciles. Mi esposa perdió una gran cantidad de dinero y me echó la culpa a mi. En general, nuestra familia se separó en 1991"

David Glasheen estaba en un gran estrés, como es de imaginarse, y no hallaba cómo solucionar su situación. Luego de su separación conoció a una mujer de Zimbabue, que fue su novia, y le dio la idea de vivir en una isla separados del mundo. Glasheen se enteró entonces que era posible alquilar una porción de tierra en una isla al norte de Australia. Alquiló entonces un tercio de la superficie de la isla. Hoy en día sigue viviendo en esta tierra que tiene 1,53 hectáreas. El alquiler es por 43 años y le costó 13 mil libras por cada año.

Quizá te interese: La foto familiar perfecta está a un flash de distancia, he aquí un truco para lograrla

¿En qué condiciones vive?

Docastaway - Desert Island Experiences / YouTube

Seguramente te gustaría saber qué tan complicada es la condición de vida a la que se enfrenta Glasheen. Pues se trata de una vida con pocas comodidades como las que se tienen en el mundo civilizado, pero no le falta sus comodidades básicas necesarias para estar feliz. De hecho, en la casa donde vive tiene unos paneles solares y un generador con los que obtiene energía y acceso a internet para no aislarse por completo del mundo. De hecho, tiene una barca con la que va hacia la civilización para buscar algunos recursos que no puede tener en la isla.

A pesar de que esta forma de vida solitaria a veces le hace extrañar alguna conversación buena con algún amigo, el exmillonario australiano asegura que se siente más que bendecido por su decisión. Los únicos visitantes que pasan por la isla, que lleva por nombre Restoration Island, son navegantes y algunos aventureros. Aunque está rodeado de cocodrilos, tiburones y arañas que representan un peligro para la vida, el australiano afirma lo siguiente:

"Quiero morir aquí. ¿Dónde más podría hacerlo? Es mi paraíso en la tierra".

En algunas ocasiones, Glasheen se ve enfrentado por las autoridades australianas que lo han intentado expulsar de la isla. No obstante, ya lleva dos décadas en esta porción de tierra donde hizo su vida. Al poco tiempo  de mudarse junto a su novia y su hijo, éstos prefirieron regresar a la civilización, pues no se adaptaron. Desde entonces, Glasheen intentó buscar otra pareja que lo acompañase en su paraíso, pero no tuvo éxito. Hoy está acompañado de Polly, su perrita. Antes estuvo con un perro llamado Quasi, pero murió por una mordida de serpiente.

Docastaway - Desert Island Experiences / YouTube

Si quieres ver un poco sobre su historia en vídeo (en inglés), acá lo tienes:

Es increíble que, a pesar de haber tenido todos los privilegios debido a su gran fortuna, ahora viva más que feliz y se sienta literalmente bendecido por haber decidido desprenderse del mundo material y del ritmo de vida moderno. Aunque se parece un poco al estilo de vida que llevaba Tom Hanks en la película "El naufrago", en este caso, su decisión parece haberle dado lo que en verdad deseaba para el resto de sus días.

Fuente: Docastaway - Desert Island Experiences / YouTube

Quizá te interese: Ellos ya tuvieron la boda más lujosa del año y por eso, la luna de miel no podía quedarse atrás