RESRVE

Estos son los 5 errores más comunes que terminan en enfermedades al escoger tu ropa íntima

Date April 16, 2018 16:40

A la hora de elegir la ropa interior, generalmente, las mujeres se inclinan a las más lindas sin pensar si realmente a su cuerpo le conviene. Con frecuencia, las mujeres eligen ropa íntima de acuerdo con un determinado momento o a un estado de ánimo. Lo cierto es que hay que evaluar que estas prendas no sean el motivo de un nuevo padecimiento como infecciones, ardor u otras enfermedades.

via GIPHY

De hecho, la experta en sexualidad Mariea Tesler afirmó lo siguiente:

Tanto el traje de baño como la lencería son elementos clave en la relación con el cuerpo y por ello es sumamente importante elegir los correctos.

A continuación, te dejamos los errores más comunes que atentan contra la salud de tu zona íntima:

1. Ropa demasiado apretada.

Puede promover el roce entre los pliegues de la piel e irritación vaginal. Si tu piel no se irrita, no habrá problema, la ropa interior apretada no te hará daño. Pero si lo hace, no es nada recomendable para la salud de tu delicada zona íntima.

Un post condiviso da Ella's Style (@ellas_style) in data:

2. Los tejidos sintéticos y la seda.

Lo mejor es usar de ropa de algodón en la zona íntima. Si lo que buscas son condiciones óptimas en tu ropa interior, te recomendamos mantenerte alejada de los materiales sintéticos y sólo usar seda en ocasiones especiales. La seda y las telas sintéticas no son transpirables, por lo que aumenta el riesgo de humedad, que es la condición perfecta para una infección.

Un post condiviso da Savia De Oro® (@saviadeoro) in data:

3. Tangas.

Si eres propensa a contraer infecciones en tu zona íntima, este tipo de prendas sólo empeorará las condiciones. Las tangas son el medio de transporte para las bacterias de tu recto a la vagina. Una de las más comunes es la bacteria Escherichia coli, la principal causante de infecciones en estos casos.

Quizá te interese: 10 Técnicas para lucir una cinturita de avispa sin necesidad de recurrir a dietas estrictas

4. Olvidarse de la ropa interior durante el día.

Podrías estar pensando que si la ropa interior hace que transpiremos ¿es mejor si no usamos ninguna? La respuesta es no. Dejar de usar tu panty desencadena una serie de problemas, la razón principal es porque la ropa generalmente no trae forro para la zona íntima. Por ejemplo, los pantalones llevan una costura y si no llevas ropa interior, ocasionarás una fricción y en consecuencia tu piel quedará irritada.

via GIPHY

Tampoco olvides que la humedad de tu vagina debe ser absorbida por algún material, sino tiene donde ir esta zona permanecerá húmeda y como consecuencia podría ser un medio propenso a infección.

5. Jabón no hipoalergénico.

via GIPHY

¿Has experimentado picazón? Puede que sea por el jabón que utilizas para lavar la ropa, ya que muchos de ellos contienen gran cantidad de aromatizantes. Por eso es recomendable usar un jabón hipoalergénico, así como también lavar la zona íntima con un jabón neutro para no alterar el pH vaginal.

Además de tu ropa íntima, debes tomar en cuenta que otras prendas de ropa como los leggins pueden causarte enfermedades, pues generalmente estos mantienen la zona intima húmeda, especialmente cuando se usan muy ajustados. Además, su tela no es la más suave, lo que ocasiona roce y fricción que posteriormente se puede convertir en foliculitis, vaginitis e, incluso, en tinea cruris, una irritación genital superficial o en la zona interna de los muslos que suele ser muy dolorosa.

via GIPHY

Cambiar la ropa interior a diario, evitar el uso de desodorantes íntimos, usar solo en ocasiones especiales la ropa apretada y evitar los sintéticos son algunas de las recomendaciones claves que debes seguir si quieres tener una zona íntima libre de incomodidades y problemas.

Toma en cuenta estos simples consejos para que consientas a tu zona íntima y la mantengas libre de peligro.

Fuente: Soy Carmín, Infobae

QUIZÁ TE INTERESE:

Salieron con un mega invento: Pantimedias indestructibles que pueden usarse hasta 50 veces (Vídeo)


Este artículo tiene fines informativos únicamente. Antes de utilizar la información proporcionada anteriormente, consulte a un especialista certificado. El uso de la información descrita anteriormente puede ser perjudicial para la salud. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no asume ninguna responsabilidad por los daños u otras consecuencias derivadas del uso de la información proporcionada con anterioridad.