Según los expertos, el mayor cultivo de bacterias que existe en tu hogar… ¡está en tu cocina!

Inspiración

August 18, 2017 18:47 By Fabiosa

Según un nuevo estudio de Scientific Reports, la esponja que usamos para lavar los platos es repugnante. Pero más preocupante aún, es la forma en la que limpiar las esponjas podría ser ineficaz para deshacernos de todos los gérmenes que se esconden. El estudio encontró que las esponjas que se limpian regularmente usando métodos tradicionales tales como ponerlas en el microondas o dejarlas en agua hirviendo, en realidad no están más limpias que las esponjas que nunca habían sido limpiadas.

También puedes leer esto: Te revelamos el truco más revolucionario para limpiar tus tuppers

Los investigadores recolectaron catorce esponjas de casas en cierta región de Alemania. Cada esponja se separó en sus partes superior e inferior con instrumentos estériles, y se congeló inmediatamente hasta que los investigadores pudieron llevar a cabo la extracción de ADN y la tinción FISH. A los propietarios de las esponjas se les preguntó si aplicaban regularmente medidas especiales para limpiar su esponja y con qué frecuencia la cambiaban.

La mayoría de la gente cambia sus esponjas cada mes. Los investigadores descubrieron que las esponjas estaban llenas de una clase de bacterias llamadas Gammaproteobacteria, que incluyen patógenos que pueden conducir a intoxicación alimentaria, cólera e incluso plagas, aunque el riesgo de éstas últimas es realmente bajo.

También te recomendamos esto: Con este sencillo truco, limpiar el horno será la tarea más fácil del mundo. ¡Inténtalo!

Los científicos observaron que la naturaleza porosa de las esponjas los convierte en el lugar perfecto para incubar microorganismos, lo que significa que un pedazo del tamaño de un cubo de azúcar de la parte más bacteriana de una esponja contiene 54 mil millones de células bacterianas.

Las esponjas de cocina tienen la capacidad de recoger y diseminar bacterias con un probable potencial patógeno, y son los mayores depósitos de bacterias activas en toda la casa.

Limpiarlas regularmente incluso podría empeorar la situación de la esponja. Las bacterias desarrollan resistencia al proceso de limpieza, e incluso colonizan con más rapidez los nichos que fueron liberados. La única solución es cambiar nuestra esponja con más frecuencia.