VIDA REAL

Perro nació sin ojos para ver, pero con un corazón para ayudar a enfermos y discapacitados

Date January 27, 2018 00:14

Es factible escuchar decir que a veces los menos favorecidos son quienes más dispuestos están a ayudar a los demás, que el altruismo no conoce fronteras físicas ni emocionales y que para querer dar amor, la única condición es sentirlo.  Smiley, el Golden Retriever que nació con enanismo y sin ojos, es la prueba fehaciente de ello.

Joanne George, una mujer de Stouffville, Canadá, adoptó a Simley cuando tenía apenas 2 años de vida y lo salvó así de una vida de abandono en las calles o de un sacrificio inminente en la granja de cachorros en la que vivía.

Tras su adopción, Joanne sometió a Smiley a una cirugía para cerrar sus párpados y evitar que pudiese asustar a quienes se le acercaban, además de infecciones y dolor innecesario. Posteriormente, entró a formar parte del programa “Perro Ambulatorio de Terapia”, por medio del cual se le otorgó una certificación que le permite brindar ayuda a enfermos mentales y discapacitados; así cambió su vida y la de muchas personas más.

Quizá te interese: Sus perros fueron los mejores aliados en la lucha contra la depresión, y ahora viajan juntos a todos lados

Ya como un perro terapeuta certificado, Smiley puede dedicar toda la bondad que hay en su alma para ayudar a personas de la tercera edad en un centro asistencial local, así como a niños que tienen limitaciones mentales y físicas graves.  Diariamente, Smiley inunda de alegría y felicidad la vida de las discapacitados y enfermos que visita; Joanne afirma que: “Un día, Smiley subió sus patas delanteras en el regazo de un hombre del centro asistencial que nunca se había comunicado, y él comenzó a sonreír y hacer ruido. Todas las enfermeras entraron corriendo en la habitación y dijeron que nunca lo habían visto sonreír, y que nunca había visto ninguna reacción de su parte”.

Definitivamente, no hay mayor lealtad que la de los perros, pero la felicidad que Smiley transmite no se limita a la terapia. Joanne comenta que el papel más importante que Smiley jugó en su vida fue cuando “me acompañó a mi primera cita, y después fue el portador del anillo en mi boda”.

Quizá te interese: Ya fue confirmado y probado por la ciencia: los perros son más inteligentes que los gatos

Fuente: Training the K9 Way / Facebook