ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Después de tener una GRAN pelea, su esposa se va de la casa y entonces él lo entiende todo

Date April 18, 2017 11:55

En el año de 1955, como la mayoría de los hombres, un día un padre de familia regresó de un agotador día de trabajo. Lo único que quería era ver la pelea de box sin tener que escuchar los gritos de sus hijos o hacer tareas domésticas.

Kinflock

Pero justo este día, su esposa estaba fatigada y muy enojada, tuvieron una gran pelea y ella decidió dejarlo. El mundo del hombre se vino abajo, pues lo dejó solo con los niños y el cuidado del hogar. Después de dos días,  el esposo le escribió esta impactante carta:

Esto te puede interesar: La conmovedora carta de un marido para el hospital donde cuidaron a su esposa antes de morir

"Querida:

Hace dos días tuvimos una gran pelea. Llegué a casa muy cansado del trabajo. Era las 8pm y lo único que quería era sentarme y ver el partido.

Cuando te vi, estabas cansada y de mal humor. Los niños estaban pelando y el bebé lloraba mientras tratabas de dormirlo. Lo único que hice fue subirle el volumen a la televisión.

'No te matará ayudarme un poco en el hogar ni involucrarte más con la crianza de tus hijos'. Me dijiste enojada mientras le bajabas el volumen a la tele.

Yo contesté enojado: 'Paso todo el día trabajando para que tú puedas quedarte jugando con la casita de las muñecas'

Los argumentos siguieron y siguieron. Comenzaste a llorar porque estabas enojada y cansada. Te dije cosas muy crueles. Me gritaste diciendo que no podías soportarlo más. Saliste de la casa llorando y me dejaste solo con los niños.

Tenía que darles de comer y alistarlos para ir a la cama. Al otro día aún no habías regresado a casa y tuve que pedirle el día a mi jefe para quedarme a cuidar a los niños.

Comprobé los berrinches y los gritos.

Comprobé que hay que correr todo el día sin tener un momento libre, ni siquiera para tomar un baño.

Viví lo que es calentar la leche mientras vistes a un niño y limpias la cocina, todo al mismo tiempo.

Experimenté estar encerrado todo el día sin tener una conversación con alguien mayor de 10 años.

También supe lo que es no poder sentarte a comer tranquilamente y disfrutar de tus alimentos por estar tras los niños.

Supe lo que se siente estar tan física y mentalmente cansado como para desear dormir 20 horas seguidas, pero tener que despertar 3 horas después porque el bebé está llorando.

Viví dos días en tus zapatos y debo decirte que ahora te entiendo.

Entiendo tu fatiga.

Entiendo que ser madre implica un sacrificio constante.

Entiendo que es mucho más agotador que trabajar 10 horas diarias en una compañía y tomar decisiones financieras.

Entiendo tu frustración al tener que renunciar a tu profesión y a tu libertad económica, para estar siempre con los niños.

Comprendo la incertidumbre que te provoca pensar que tu seguridad económica no depende de ti, sino de tu pareja.

Entiendo los sacrificios que haces al no salir con tus amigos, hacer ejercicio o dormir por las noches.

Entiendo lo difícil que puede ser estar encerrado y tener que cuidar a los niños, mientras tienes el sentimiento de que te estás perdiendo de muchas cosas allá afuera.

También comprendo que te molestes cuando mi mamá critica tu manera de criar a los niños, porque nadie sabe qué es lo mejor para sus hijos que su propia madre.

Entiendo que ser mamá significa tener la mayor carga de la sociedad. La única que nadie aprecia, valora o remunera.

Escribo esta carta no sólo para que sepas que te extraño, también porque no quiero que pase otro día sin poder decirte:

Eres muy valiente, lo estás haciendo increíble y te admiro".

¿Qué te pareció esta carta escrita hace más de 60 años? Afortunadamente los tiempos han cambiado y ahora muchas parejas comparten las responsabilidades económicas, el cuidado del hogar y la crianza de los hijos. Qué difícil vivir en una época donde las mujeres no tenían más opción que criar a los niños, ser amas de casa y que además, su arduo trabajo no fuera valorado.

Mira otro artículo: Albert Einstein le explicó a su hija el amor a través de la ciencia en esta hermosa carta

Así que dediquemos un fuerte a aplauso a todas aquellas mujeres que luchan todos los días por sacar a adelante a sus familias. ¡Se merecen toda nuestra admiración y respeto!