ESTILO DE VIDA Y TENDENCIAS

Viendo a una mesera, recordó la historia de su madre, y ahora la comparte para inspirar a las mamás solteras

Date February 23, 2018 16:30

A veces las historias de la infancia de las personas son recuerdos lindos, momentos de ingenuidad y de inocencia. No obstante, muchas veces las historias de nuestras infancias son tan solo una especie de burbuja de protección en la que vivimos gracias a nuestros padres, quienes se sacrificaron para darnos todo y brindarnos lo mejor que pudiesen.

En el caso de este hombre, Sean Whalen, de Salt Lake City, Utah, en Estados Unidos, recordó la triste situación por la que tuvo que pasar junto a su hermano menor y su madre y está agradecido con su madre por todo el esfuerzo que vio en ella por superar ese momento y brindarles un lugar mejor.

Whalen, quien es padre soltero de tres jóvenes, los cuales podemos ver en la foto de arriba, recordó su historia un día que estaba en un restaurante de comida china con su hijo y vio a una camarera que lo hizo pensar en los tiempos en que su madre tuvo que superar grandes retos mientras sus dos hijos eran muy pequeños como para trabajar y brindar sustento al hogar. Whalen escribió lo siguiente:

"El día en que mis padres se separaron se quedó para siempre en mi mente. Mi padre y yo tuvimos una gran discusión. Mi madre, mi hermano pequeño y yo nos fuimos porque mi padre se había vuelto loco. Aquella noche nos quedamos en un hotel. Cuando volvimos al día siguiente, mi padre había cambiado las cerraduras. Mi madre le suplicó a través de la puerta que nos dejara entrar para poder recoger nuestras cosas. Pero él no nos dejó. Al día siguiente tuvimos que volver acompañados de la policía.

Nunca olvidaré cuando los agentes de la policía me dieron una bolsa de basura y me dijeron que tenía 10 minutos para recoger mis cosas. Metí toda la ropa que pude en la bolsa. Y esa fue la última vez que pisé la casa en la que me crié. No pude llevarme mis trofeos de béisbol, mis 10.000 cromos de baloncesto; ninguna de mis cosas. Tuve que dejar hasta mi tortuga.

Mi hermano, mi madre y yo nos mudamos a una pequeña urbanización y no teníamos nada. Los vecinos nos trajeron ollas, sartenes, sillones, camas y comida. Mi padre sacó todo el dinero del banco y dejó a mi madre literalmente con el dinero que llevaba en el bolsillo. No pudo hacer nada. No teníamos familia a la que acudir; solo extraños de la iglesia. No sé cómo no tiró la toalla muchas veces. Yo lo habría hecho. Ella no se rindió ni una sola vez.

Quizá te interese: Alicia Machado le dedicó un conmovedor mensaje a Osmel Sousa a raíz del anuncio de su retiro

Empecé a darme cuenta de por lo que mi madre pasó con varios trabajos cuando me convertí en padre soltero. Cuando era pequeño, nunca entendí el esfuerzo que hizo por mi y mi hermano pequeño. Ella se esforzó hasta la extenuación para que mi hermano y yo tuviéramos lo que queríamos.

Esta noche, sentado con mi hijo en este restaurante chino cutre que nos encanta, me di cuenta de que había una nueva camarera. Destacaba mucho. Los dueños son chinos, los empleados chinos; y esta camarera era una pequeña mujer occidental. Era fantástica y no paraba de hacerle cumplidos a mi hijo y sus modales. Mientras comíamos, charlamos un poco en aquellas ocasiones en que nos rellenaba el agua, y me dio la sensación de que esta madre soltera no quería estar allí pero tenía que estar; por lo que hacía lo que podía por sonreír. Me partió el corazón.

Pensé en mi madre y vi el mismo esfuerzo en esta mujer que en mi madre. Una madre soltera. Quizás por elección, quizás no. Pero trabaja un miércoles por la noche para poder poner comida en la mesa y darle zapatos a sus hijos. No por opulencia, ni por estatus; para vivir. Para darle a sus hijos las cosas que les harán sonreír. La entendí; sentí su dolor. No puedo ni imaginar lo difícil que puede ser para ciertas madres.

Sé que mi propina no pagará su alquiler. Sé que no pagará la ortodoncia de sus hijos; que no le llenará la nevera. Pero espero que esta noche al menos la haya hecho sonreír y que vuelva a casa con sus hijos más feliz de lo que se fue.

No conozco toda la historia. No lo necesito. Pensé que quizás alguna noche alguien hizo esto por mi madre y la ayudó a no rendirse.

He sido bendecido enormemente en mi vida, y mi madre me enseñó a ser persistente. Me enseñó a recuperarme, lo que eran el trabajo y el esfuerzo. Espero que este pequeño gesto le alegre un poco la vida y ayude mañana a seguir librando sus batallas. A todas las madres solteras que luchan día a día les doy mi RESPETO. Son maravillosas y sus hijos aprenderán de su esfuerzo. Las observan, tal y como yo observé a mi madre.

Mamá, te quiero. Eres mi heroína."

En la siguiente foto, publicada por Whalen en su cuenta de Facebook, se le puede ver feliz con su madre.

El autor de esta historia, Sean Whalen, también es empresario y autor de su propio libro, el cual tiene como tema principal sus recomendaciones para hacer dinero, basado en experiencias personales, el cual se puede conseguir en Amazon y, al parecer, ha recibido buenos comentarios de sus lectores.

Esta historia triste pero conmovedora causó sensación entre la red social y no cabe duda de cuán inspirador es. A veces vemos a personas que sonríen en su día a día, pero no conocemos la historia que está detrás de ese ser y cuál será su lucha. Todas las madres, solteras o no, son siempre fuente de inspiración y de admiración.

Fuente: Nolocreo

Quizá te interese: La conmovedora reacción de este padre al recibir un nuevo perrito después de perder a sus amadas mascotas