Algunos remedios caseros que ayudarán a lidiar con el reflujo que tanto afecta la calidad de vida

Noticias

La acidez que podemos sentir a veces se debe en gran parte a reflujos gastroesofágicos que causan que los ácidos del estómago suban por todo el esófago y nos hagan sentir que nos quema con su paso en toda la vía desde el estómago hasta nuestra garganta. A veces se deben casos delicados de salud, por lo que lo mejor que puedes hacer es ir al médico, pero te presentaremos algunas formas de ayudar el reflujo de forma casera:

1. Identifica qué provoca la acidez

tharakorn/Shutterstock.com

Hay días que comemos ciertas cosas que nos hacen sentir muy bien y no pasa nada, pero hay otros donde aparece la acidez y no sabemos por qué. La respuesta puede estar presente entre las cosas que ingerimos en esa oportunidad. Trata de detallar qué cosas comiste en esos días que te dio acidez y, si hay un patrón, no será difícil evitar consumirlo, al menos hasta que el médico que te de un tratamiento correcto te indique lo contrario. Normalmente los alimentos con mucha grasa o a base de tomate son unos de los primeros, así que atención a esto.

2. Evita comer muy tarde

Si eres de los que comen muy tarde en la noche por alguna razón y estás sufriendo de acidez, pues sugerimos que comas más temprano. De hecho, muchos doctores recomiendan comer al menos 2 horas antes de ir a dormir para darle el tiempo necesario a nuestro estómago de digerir los alimentos. Recuerda que la gravedad ayuda al proceso digestivo debido a que estamos en posición vertical, pero cuando estamos acostados en cama, ya esa verticalidad no estará para ayudarnos. Toma esto en cuenta y seguramente habrá un cambio.

Quizá te interese: Posibles causas por las que repentinamente puede aparecer una tos “sin razón” aparente

3. Jugo de aloe vera

MKphotograph55/Shutterstock.com

Si bien es difícil que un médico te vaya a recitar jugo de aloe vera, es cierto que esta planta ayuda con las quemaduras del sol. Por otro lado, muchos pacientes de reflujo han asegurado que el jugo de aloe vera también les ha sido una buena ayuda contra la acidez. El aloe vera tiene muchas propiedades curativas, por lo que no está de más aprovechar si tienes una de estas plantas a tu disposición.

4. Vinagre de sidra de manzana

Este producto también tiene propiedades que, al parecer, le ofrecen alivio a los pacientes de reflujo, al igual que el aloe vera. Realmente no existe aún un estudio que apoye la teoría de que este vinagre pueda aliviar el reflujo y, de hecho, tiene sus propios ácidos, pero varios pacientes con este problema han confesado que el vinagre de sidra de manzana los ha ayudado a no sufrir tanto.

5. Goma de mascar

5 second Studio/Shutterstock.com

La goma de mascar no tiene propiedades curativas ni nada por el estilo. Sin embargo, cuando la masticamos se produce mayor cantidad de saliva y al tragarla con mayor frecuencia, ésta ayuda a empujar todos esos desagradables ácidos hacia su lugar de origen y baja la acidez. Sin embargo, es recomendable que si vas a hacer esto, sea goma sin azúcar para cuidar tus dientes.

6. Comer menos cantidad

baranq/Shutterstock.com

A veces la acidez es provocada por el hecho de que comemos exageradamente. Recuerda que lo que comes es muy importante para tu salud, por lo que no deberías comer en exceso, pues le estás dando mayor trabajo al estómago de lo que realmente necesita y, al saturarse, comienzan los problemas. Además, también es bueno para mantenernos en forma no comer más de lo que deberíamos. En todo caso, consulta con un especialista.

Estas formas de controlar el reflujo pueden brindarte una ayuda, pero recuerda que en ningún momento serán la cura de alguna enfermedad que puedas padecer y que aún no sabes. Por esta razón, aunque aproveches las recomendaciones, debes tomar muy en serio los reflujos, sobre todo si son muy recurrentes. Consulta con tu médico de confianza para hallar la solución.

Fuente: Prevention, Webmd

Quizá te interese: Un estudio científico parece haber descubierto que existen 5 tipos diferentes de diabetes


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.

Recomendamos