María Félix tenía rendidos a sus pies a los hombres, pero sólo a unos cuantos les entregó el corazón

April 12, 2018 20:17 By Fabiosa

El pasado 8 de abril se cumplieron 104 años del nacimiento de la icónica actriz mexicana María Félix. Aunque en esa fecha también se conmemora su fallecimiento —a los 88 años de edad, en el año 2002—, la celebración de un momento tan histórico para la cultura mexicana e internacional no pasó desapercibido.

giphy.com

Hoy, te queremos contar un poco de la vida personal de María Félix, y sus relaciones amorosas, para que conozcas más detalles de ella.

Su primer matrimonio, Enrique Álvarez Alatorre.

La primera vez que esta hermosa y talentosa mujer se casó fue en el año 1931, cuando apenas tenía 17 años. Aún no había comenzado su carrera en el mundo de la actuación, pero se enamoró de Enrique Álvarez un hombre que se dedicaba al comercio de cosméticos de la línea Max Factor.

© Amok (1944) / Clasa Films Mundiales

En el año 1934 tuvo a su primer y único hijo, Enrique Álvarez Félix. Sin embargo, las cosas no marcharon bien entre ella y su esposo, y en el 1938 se divorció del padre de su niño, quedando en la condición de divorciada. Como su situación causaba chismes y rumores, ella decidió irse a vivir a la Ciudad de México.

Aunque para muchos fue un matrimonio fallido, por causas del divorcio, para ella se convirtió en su carta de libertad. Ella sabía que casándose podría salir de su casa.

Su relación con Agustín Lara.

Ella siempre había admirado a este célebre músico y poeta mexicano, y cuando se conocieron personalmente, ninguno de los dos dudó que tenían química. En el año 1943 se hicieron novios, y la relación fue tan intensa que solo se tomaron 2 años para contraer matrimonio.

© Doña Diabla (1950) / Clasa Films Mundiales

La pareja que formaron fue conocida internacionalmente y era admirada por el público en general. De hecho, Agustín Lara quedó tan enamorado de ella, que le dedicó una gran cantidad de canciones como “Cuando vuelvas”, “Dos puñales” y “el chotis Madrid”. Sin embargo, la más especial “María Bonita” se la compuso en el hotel El Papagayo, en Acapulco, la misma noche de bodas.

A pesar de la intensidad de su amor, fue de muy corta duración, duraron 4 años como pareja, y solo 2 de casados. Todo fue debido a los celos enfermizos de Lara, que en una ocasión trató de matarla.

Quizá te interese: El nieto de María Félix quiere que sea Bárbara Mori la actriz que encarne a su abuela en la bioserie

A las puertas del altar con Carlos Thompson.

Luego de divorciarse nuevamente en el año 1947, ella siguió disfrutando de su éxito profesional. Fue en Argentina, en 1952, mientras grababa un filme, que conoció al actor Carlos Thompson. Aunque tuvieron una relación que parecía intensa y que, incluso, se llegó a planificar una boda, la actriz decidió acabar con todos los planes.

Su difícil relación con Jorge Negrete.

© El peñón de las Ánimas (1943) / Producciones Grovas

La relación de María Félix y Jorge Negrete no comenzó con buen pie, pues a la actriz le dieron un personaje que él quería para la que era su novia en aquel entonces (alrededor de 1942) Gloria Marín. El rodaje de la película fue un tormento, pues protagonizaban juntos. Sin embargo, con el paso de los años, Jorge Negrete también quedó rendido a los encantos y el talento de María Félix.

En 1953, ellos se volvieron a reencontrar y tuvieron una relación intensa, aunque muy corta. Contrajeron matrimonio ese mismo año, pero antes de que se cumplieran los 12 meses de casados, él falleció debido a la enfermedad que padecía, cirrosis hepática.

Un banquero europeo, Alexander Berger.

Luego de todas las decepciones amorosas y pérdidas dolorosas que había vivido María Félix, sobre todo después que enviudó en 1953, ella no se negó a volver a ser presa del amor. En este caso fue con un banquero de origen francés, al lado del cual permaneció por más de 18 años, hasta que volvió a enviudar.

© Doña Bárbara (1943) / Clasa Films Mundiales

Se casaron en el año 1956, y aunque ambos quisieron tener descendencia, pues María Félix solo tenía a Enrique, sus intentos fueron sellados con la frustración. La única vez que ella logró volver a concebir abortó a la criatura durante un accidente mientras rodaban una película.

María Félix fue una mujer enérgica, con coraje y segura de sí misma. A pesar de todas las desventuras que vivió, ella nunca se negó conocer el amor, o luchar por otras cuestiones. Fue una mujer grande, y por eso merece todos los homenajes del mundo.

Fuente: Excelsior

Quizá te interese: Revelan los secretos de belleza y estilo que mantuvieron hermosa por siempre a María Félix

7 celebridades que comparten lazos de sangre con otros artistas mexicanos, algunos de talla mundial