INSPIRACIÓN

Dejar la placenta unida al bebé por más de una semana es la nueva tendencia en partos

Date March 8, 2018 20:07

El nacimiento de un bebé es sin lugar a dudas un gran acontecimiento para cualquier familia. Sabemos cuánto trabajo cuesta que todo salga bien. La cuna, el cuarto, el hospital, hasta el nombre del bebé; son tantas las cosas que preparar; pero hay algo de mayor importancia: el tipo de parto.

Está el tradicional, que ha sido siempre el más usado, el acuático, que estuvo muy de moda hace algunos años; y la controversial  cesárea. Sin embargo, en la actualidad hay uno que ha ganado mucha presencia pero que quizás no conoces. Hablamos del llamado “nacimiento Lotus”.

Su nombre proviene del inglés lotus birth y según los expertos consiste en no cortar el cordón umbilical y dejar al bebé unido a su placenta hasta que esta se desprenda sola y ambos se separen de forma fisiológica en el momento en que el proceso individual esté maduro.

Con esto se busca evitar los riesgos de sangrado, las peligrosas infecciones y por supuesto el dolor. Por esa razón, muchos lo consideran un parto más ecológico y humanizado para con el bebé.

Nick y Vanessa Fisher, una pareja estadounidense, decidió utilizar este método para tener a su hijo Ashton. No cortaron el cordón umbilical y tuvieron a su bebé unido a su placenta hasta que se desprendió naturalmente 9 días después del parto.

Quizá te interese: Un grupo de embarazadas baila ‘Despacito’ junto a su doctor para hacer el parto más fácil

¿Qué motivó a esta madre a optar por el nacimiento Lotus? Vanessa contó sus razones en Facebook de la siguiente manera:

“Confío en el proceso natural que Dios creó para gestar a un bebé. Este método permite tener los beneficios a la salud que otorga la completa transferencia sanguínea de la placenta, Facilita la transición del  vínculo entre bebé, placenta y madre y entre madre, bebé, padre y el mundo entero. Adicionalmente, los bebés que nacen por Lotus tienden a ser más serenos y pacíficos”

Su esposo al principio estuvo un poco asombrado por la idea, pero inmediatamente después manifestó su apoyo total. Por otra parte, otros miembros de la familia no fueron tan entusiastas de la idea, pero Vanessa de todos modos decidió que al nacer Ashton no se le cortara el cordón y se conservara la placenta.

Vanessa relató todo el proceso posterior al parto de la siguiente manera:

“Después de su nacimiento, el cordón umbilical de Ashton se secó y quedó tan delgado como una ramita. El quinto día el cordón se separó de la placenta y quedó pegada solo al ombligo. En el noveno día el cordón se despegó del ombligo y se completó exitosamente el proceso. No hubo infecciones ni molestias para el bebé”

Sin duda se trata de un proceso muy diferente a lo que conocemos, y aunque puede que no sea para todo el mundo, es una opción muy saludable y natural para quienes deseen intentarlo.

Fuente: Shereably

Quizá te interese: Consejos para lograr que el cuerpo regrese más rápido a la normalidad después del parto