NOTICIAS

Sobrevivir al cáncer y la quimioterapia no sería fácil, pero su bebé por nacer le dio la fuerza necesaria

Date March 3, 2018 03:26

La vida es hermosa, y cuando te hace regalos importantes, no puedes hacer otra cosa que abrazarla. La historia que queremos contarte hoy trata precisamente de eso, algo inesperado salvó la vida de esta mujer, del sufrimiento del cáncer.

Mary Crider era una feliz embarazada, hasta que los médicos le diagnosticaron que padecía un severo cáncer de mamas. Inmediatamente tuvo que ser sometida a fuertes operaciones para extirpar todas las células dañadas.

No solo perdió sus senos, sino que también le tuvieron que extirpar sus trompas de Falopio, tendiendo a su pequeño bebé en formación. Además, Mary tuvo que pasar por una etapa de quimioterapia, para poder sanar completamente. Esto fue lo que dejó su mundo hecho trizas, pues los pronósticos de este tratamiento no son buenos para bebés en formación.

Con todo lo que había pasado, Mary decidió seguir aferrándose a la idea de tener a Logan —como se llama el bebé— entre sus brazos. A pesar de la influencia negativa que podían haber tenido todas las operaciones y la quimio para el bebé, ella nunca perdió la última esperanza de que él naciera sano.

Así, aferrada a la vida de su hijo, ella logró llegar a la cesárea ¡Y fue cuando se hizo la magia! Su pequeño Logan nació en perfectas condiciones, saludable y hermoso, como cualquier otro bebé.

Ella está curada del cáncer, las operaciones y procedimientos médicos la ayudaron, pero su fe y voluntad de lograr a su pequeño bebé, le dieron la fuerza necesaria para rebasar todas las pruebas que le puso el destino.

Es una linda historia, de la fortaleza y coraje que los hijos dan a sus madres. Si te parece conmovedora, compártela con tus familiares y amigos, para que también puedan inspirarse con ella.

Fuente: Wnews

QUIZÁ TE INTERESE:

Cambió radicalmente su estilo de vida para combatir la obesidad, la diabetes y la hipertensión

Chico con apiñamiento dental soñaba con la sonrisa perfecta, pero su mamá no podía costear el tratamiento