VIDA REAL

Joan Murray: La paracaidista con tan buena suerte que cayó sobre un nido de hormigas de fuego

Fecha 19 de marzo de 2018

La historia de Joan Murray es una de esas historias que se podrían leer cien veces, y las cien veces el asombro sería igual de fuerte. Lo que a ella le pasó es algo sumamente improbable, pero aún así ocurrió y vaya de qué manera.

Murray, nacida en 1955, es una ejecutiva bancaria estadounidense que tiene en el paracaidismo a su más grande pasatiempo. Esta práctica extrema no está exenta de peligros y ella siempre ha sido consciente de esto, pero lo que le pasó el 25 de septiembre de 1999 es algo que quedó para la historia.

En este fatídico día, Murray salió a hacer uno de sus acostumbrados saltos, esa vez se trató de una maniobra en la que ella caería con el paracaídas cerrado el mayor tiempo posible, lo que se llama salto en caída libre. Ya en medio de la caída, Joan notó que su paracaídas principal no se abrió, algo lógicamente muy peligroso y angustiante.

El paracaídas secundario, utilizado solo en emergencias, se abrió muy cerca del suelo y de forma imperfecta, por lo que no pudo frenar la caída completamente. La mujer cayó a más de 120 kilómetros por hora sin que nada pudiera detenerla, excepto por un nido de peligrosas hormigas de fuego, que fue a donde Murray aterrizó después de la terrible caída.

Cualquiera podría pensar que caer al vacío solo podría ser peor si se aterriza sobre un nido de hormigas, las cuales tienen una picadura que causa un dolor increíblemente fuerte y un envenenamiento a causa de la toxina que pasan al picar, pero no fue así. Las hormigas le salvaron la vida a Jane Murray.

¿De qué manera? Pues a pesar de haberse roto decenas de huesos, las más de 200 picaduras de las hormigas hicieron que su corazón no se detuviera, pues funcionaron como una inyección de adrenalina que mantuvo funcionando el sistema nervioso y los órganos vitales de Murray. Los médicos corroboraron que fueron las hormigas la que le salvaron la vida a la paracaidista.

Joan Murray tuvo que pasar por más de 20 cirugías reconstructivas y 17 transfusiones de sangre, pero, ¿dejó de saltar en paracaídas? ¡No! Dos años después del incidente con las hormigas, lo estaba haciendo de nuevo. Siguió llevando su misma vida como ejecutiva de banco, pero eso sí, con una increíble historia para contar.

Fuentes: Telemundo, Wikipedia

QUIZÁ TE INTERESE: 10 curiosidades poco conocidas de “El Chavo del Ocho”