PSICOLOGÍA

Joven maestra británica tuvo que mudarse a Uganda por un año para poder adoptar a un bebé huérfano

Date February 16, 2018 18:00

Una joven maestra de escuela británica llamada Emilie Larter, hizo algo realmente conmovedor, una obra que solamente el amor más desinteresado y genuino puede llevar a hacer: el amor de madre. Su historia comenzó cuando después de haberse graduado de la universidad viajó al continente africano, específicamente a Uganda, un país con mucha pobreza y niños en situación de abandono.

Emilie, trabajaba como voluntaria en un orfanato cuando recibió una llamada que le indicó que debía buscar a un bebé recién nacido en el funeral de su madre, que había fallecido poco después del parto. Su tarea era simple, traer al niño al orfanato en donde se encargarían de él.

Pero apenas lo tomó en brazos, Emilie supo que esto no era una simple tarea. Sintió por el niño, llamado Adam, un amor que nunca antes ella había sentido. Por esta razón, Emilie lo cuidó en el orfanato lo más que pudo, hasta que tuvo que volver a Inglaterra para seguir con su vida cotidiana.

Muy triste por tener que separarse de Adam, Emilie Larter lo tenía claro, ella tenía que hacer algo por el pequeño y comenzó a ahorrar dinero para visitarlo durante cada vacación. Hasta que tomó la decisión de adoptarlo, pero no iba a ser fácil: debía mudarse a Uganda por un año, lo que significaba renunciar a su trabajo y a toda su vida por este tiempo, sin la certeza de tener la solvencia económica para mantenerse durante un año en el país africano.

Todo parecía marchar muy bien, pues consiguió un trabajo en una escuela internacional cerca de su casa en Uganda, pero la chica perdió el trabajo por razones del destino. Entonces, lanzó una campaña por Internet pidiendo ayuda económica y el milagro ocurrió, pues había solicitado 4.500 libras esterlinas y terminó recibiendo casi 15 mil, lo que cubrió todos los gastos de adopción y el viaje a Gran Bretaña.

Esta historia tiene un conmovedor final feliz, pues al final Emilie y Adam pudieron mudarse a Inglaterra, en donde esta feliz madre ahora puede dedicarle todos los cuidados del mundo a su amado hijo.

Qué gran corazón el de esta chica, ella y Adam son muy afortunados de tenerse el uno al otro.

Fuentes: Telegraph

QUIZÁ TE INTERESE: La Princesa Diana adoptó simbólicamente a una niña de 4 años de edad en la India