Contra viento y marea: Harry se empeñó en que su familia aceptara a Sarah de nuevo

Realeza

September 12, 2019 00:32 By Fabiosa

Casarse es una decisión muy importante dentro de la familia real; no es algo que pueda tomarse a la ligera.

De igual forma, aunque el mundo en ocasiones sea testigo de este tipo de ocasiones, solo los que forman parte del redil real o son muy cercanos a los miembros de la familia reciben una invitación para acompañar a la pareja que contraerá nupcias.

Contra viento y marea: Harry se empeñó en que su familia aceptara a Sarah de nuevoGetty Images / Ideal Image

Uno podría esperar, en ese sentido, que ser la ex esposa del príncipe Andrew le hubiera asegurado a Sarah Ferguson una invitación automática a todos los eventos reales, pero eso no es así.

De hecho, la ex duquesa de York no fue invitada a la boda de William y Kate en 2011.

Contra viento y marea: Harry se empeñó en que su familia aceptara a Sarah de nuevoGetty Images / Ideal Image

Así que cuando el príncipe Harry decidió añadirla a la lista de invitados de su boda siete años más tarde, él sentó un precedente y dejó claro lo que opinaba respecto al trato que la realeza le daba a Sarah.

Él sabe lo que se siente.

Considerando todo el drama tras el matrimonio de Sarah con el príncipe Andrew, era comprensible que los miembros de la realeza prefirieran mantener distancia de ella; sin embargo, ya han pasado muchos años desde entonces y alguien sentía que Sarah era absolutamente merecedora de una segunda oportunidad: el príncipe Harry.

Contra viento y marea: Harry se empeñó en que su familia aceptara a Sarah de nuevoGetty Images / Ideal Image

El biógrafo real Christopher Anderson le dijo una vez a The Daily Beast que Sarah Ferguson se había portado muy bien la mayor parte de los años desde su divorcio y que era muy probable que Harry se relacionara con ella a pesar de que aún se le veía desde una perspectiva negativa dentro del núcleo familiar.

Harry sabe muy bien lo que se siente ser catalogado como la oveja negra de la familia real.

El duque de Sussex fue objeto de escandalosos titulares en el pasado; es más, muchos lo conocían como "el rebelde".

Sin embargo, pese a todas las historias negativas que se escribieron sobre él, Harry resultó ser uno de los hombres más tranquilos y felices de la familia.

Como resultado, Harry se convirtió en el perfecto defensor "de dejar en el pasado lo pasado": él más que nadie querría abogar porque se le diera una segunda oportunidad a Fergie.

Como ya se dijo, su decisión de invitar a Sarah Ferguson a su boda fue una prueba de que estaba dispuesto a abrazarla de nuevo como parte del redil real aunque todos los demás no estuvieran de acuerdo.

Reconstruyendo el lazo.

El público ha venido aceptando poco a poco a Sarah ya que ella ha estado reconstruyendo, de distintas formas, su relación con la familia real.

Contra viento y marea: Harry se empeñó en que su familia aceptara a Sarah de nuevoGetty Images / Ideal Image

Por otro lado, ella tiene una buena relación con su ex esposo, el príncipe Andrew.

Todas estas pequeñas cosas demuestran, en conclusión, que ser completamente aceptado por la familia real no está muy lejos para ella: ¿no crees?