VIDA REAL

“Me culpé a mí misma”: creyó que su hijo de 5 años era autista, pero en realidad era un genio

Date November 13, 2019 17:29

Hay un vínculo muy interesante entre el autismo y la genialidad y, de hecho, de acuerdo con PsychologyToday, algunos de los síntomas pueden ser similares.

Por ejemplo, un niño puede ser excelente para enfocarse en situaciones abstractas raras y esto podría indicar una forma de trastorno del espectro autista, pero también podría significar que el niño tiene un coeficiente intelectual excepcionalmente alto.

“Me culpé a mí misma”: creyó que su hijo de 5 años era autista, pero en realidad era un genio“Me culpé a mí misma”: creyó que su hijo de 5 años era autista, pero en realidad era un genioSyda Productions / Shutterstock.com

Otros síntomas de este tipo de trastornos, como los problemas de comportamiento y de interacción social, también pueden ser similares a los de un niño con un alto coeficiente intelectual que no recibe suficiente el estímulo necesario, como fue el caso de este pequeño.

Autismo y genialidad.

Niki Wickham, de 26 años, se resignó a la posibilidad de que su hijo de cinco años fuera autista o que sus problemas de comportamiento fueran ocasionados por el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

Según explicó, ella y su esposo habían notado que el pequeño Tyler era especial, de hecho, habían notado que él había hecho grandes avances desde el principio:

Caminaba a los nueve meses y, a diferencia de otros bebés que simplemente sacudían los juguetes, Tyler pudo ordenar formas en su primer intento.

Para cuando tenía dos años, Tyler ya podía completar rompecabezas de 100 piezas y ya había comenzado a leer. Y aunque todos estos eran grandes signos, el pequeño se aburría fácilmente y de repente comenzaba a portarse mal: lloraba, gritaba, empujaba a otros niños, etc.

Además, no podía relacionarse con otros niños de su edad, porque ellos querían jugar con figuras de acción mientras Tyler prefería aprender de los libros.

Me culpé por no haberle enseñado a jugar correctamente.

Pronto, los maestros comenzaron a sospechar que Tyler podría tener TDAH y autismo. Como buena madre, Niki comenzó a hacer una investigación en Internet y vio que muchos de los síntomas de estas condiciones se reflejaban en su hijo. Sin embargo, había cosas que no coincidían.

Las cosas no mejoraban con el paso de los años, entonces, un amigo le aconsejó a Niki que llevara a Tyler a una prueba de coeficiente intelectual. Fue entonces cuando descubrieron que, a los cinco años, Tyler tenía un coeficiente intelectual de 136.

Las lágrimas llenaron mis ojos cuando el consultor infantil de Mensa me explicó que mi hijo Tyler de cinco años estaba en el 1% de las personas más inteligentes del país.

La madre "aliviada y orgullosa" obtuvo todos los materiales que necesitaba para asegurarse de que Tyler fuera constantemente estimulado, lo que le ayudó a lidiar con sus problemas de comportamiento.

Por mucho que quiera que Tyler alcance su máximo potencial, no quiero que tome sus exámenes antes de tiempo y no lo presionaré para que sea un genio infantil. Solo quiero que sea un niño feliz y en este momento, realmente lo es.

Aún podría ser autista.

La gente estaba feliz por la madre después de leer su historia, pero algunos mencionaron la posibilidad de que Tyler fuera autista a pesar del descubrimiento de su increíble coeficiente intelectual.

Sandra Johnson. Di un alto coeficiente intelectual, leía a la edad de 2 años, etc., pero adivina, también estoy en el espectro autista y tengo TDAH. Ser autista no significa que no pueda tener un coeficiente intelectual mucho más alto que el promedio.

Melissa Black. Adivina qué, cuando estaba en la escuela, solía obtener la calificación más alta en mi clase de ciencias matemáticas y la calificación más baja para inglés y adivina lo que tengo: autismo.

Richard Corcoran. Mi muchacho se enseñó a leer, comenzó a leer a los 3. Tuvimos que cambiar nuestras contraseñas en nuestras cuentas de Amazon porque estaba aprendiéndoselas transfiriendo dinero para poder comprar en línea. A los 3 años. Podía encontrar sus películas favoritas a la edad de un año, pero lo cierto es que tiene autismo.

“Me culpé a mí misma”: creyó que su hijo de 5 años era autista, pero en realidad era un genio“Me culpé a mí misma”: creyó que su hijo de 5 años era autista, pero en realidad era un genioPhotographee.eu / Shutterstock.com

Sin duda alguna, Niki es una madre comprometida que hará todo lo necesario para que su hijo pueda tener la mejor calidad de vida. No importa si tiene autismo o no, lo cierto es que tiene una familia que lo ama y que lo apoya sin condición.