Unas caderas anchas, además de ser sensuales, tienen mucho qué decir sobre tu salud

Estilo de vida y salud

May 22, 2018 21:03 By Fabiosa

¿Recuerdas la movida canción de Shakira que dice "Las caderas no mienten"? Pues resulta que la colombiana tenía mucha razón en ese tema; dado que las caderas revelan mucho sobre tu salud.

Según investigaciones recientes, el sistema endocrino es responsable de la acumulación de grasa en ciertas partes del cuerpo.

 

En este sentido, el estrógeno es la hormona sexual femenina que determina la anchura de las caderas, lo cual es una ventaja por varias razones:

1. En casos de golpes o accidentes ese extra de tejido adiposo ayuda a proteger a los órganos reproductores.

2. Los lípidos liberan mucha más energía que todos los demás tipos de células. Por ello, las caderas anchas pueden indicar que existen niveles óptimos de estrógeno y pueden llevar a aumentar la sensibilidad a la insulina y protegerá a las mujeres de la diabetes. También reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Quizá te interese: 7 ejercicios simples pero efectivos para lograr un trasero tonificado que haga lucir los jeans

Sin embargo, la grasa alrededor del abdomen indica el predominio de testosterona en el organismo y puede indicar disfunciones del corazón o problemas con el azúcar.

Aunque el estrógeno tiene muchos beneficios en el organismo, es importante que las mujeres no descuiden su salud con la llegada de la menopausia; dado que la testosterona comienza a subir y la acumulación de grasa ya no es tan beneficiosa.

No obstante, es un error pensar que unas caderas muy grandes son sinónimo de buena salud. Esto sólo funciona siempre y cuando la persona no esté excesivamente gorda. Tan pronto como el peso corporal excede los límites normales, los tejidos grasos comienzan a dañar la salud humana.

En definitiva, un peso saludable es una promesa de longevidad, ya que nuestro cuerpo es capaz de protegerse y funcionar normalmente.

Fuente: Live science

Quizá te interese: Músculos poco nombrados que pueden ser la causa de tus dolores


Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.