"Simplemente duele": Michelle Obama habló sobre el dolor que sintió al perder a su amado padre

Inspiración

August 23, 2019 02:55 By Fabiosa

El padre de Michelle Obama, Fraser C. Robinson falleció a los 55 años el 6 de marzo de 1991 en Chicago, Illinois. Se informó que la causa de su muerte fue la esclerosis múltiple. Las secuelas emocionales de la pérdida habían trastornado la vida de ex primera dama de los Estados Unidos.

Ella y su hermano, Craig, vivían en un departamento estrecho con sus padres, Marian y Fraser. A pesar de las deficiencias financieras, la familia nunca escaseaba en valores morales. Michelle estaba muy cerca de su padre, quien abrió el camino hacia un gran éxito. Ella lo homenajeó con una publicación de Instagram y escribió:

Mi padre, Fraser Robinson, me enseñó a trabajar duro, a reír a menudo y a cumplir mi palabra.

El dolor persistente seguido de su muerte.

En su libro de sensaciones, Becoming, Michelle narró los sentimientos exactos que experimentó. Escuchó la noticia de que Fraser había expirado e instantáneamente, los colores se volvieron planos. La esposa del ex presidente Obama reveló cuán pesada se volvió la rutina diaria después. Incluso si miraba algo que de otra manera sería hermoso, solo profundizaría la pérdida para ella.

La autora contó cómo las actividades mundanas se convirtieron en una carga para ella ya hablo sobre como el dolor tiende a aislarte de una manera muy singular. Con un tono de pura melancolía, ella dijo:

Duele vivir después de que alguien ha muerto. Simplemente duele. Puede doler caminar por un pasillo o abrir la nevera. Duele ponerse un par de calcetines, cepillarse los dientes. La comida no sabe a nada.

Su madre.

Marian Robinson todavía vive y continúa ofreciendo su apoyo a los Obama. La señora de 82 años se convirtió en la roca de su hija mientras Barack se postuló para la presidencia.

Y si no te diste cuenta, permítenos recordarte que Michelle es en realidad una copia al carbón de su amable madre. También puedes ver un reflejo de ella en Sasha y Malia.

Es bastante claro ver desde dónde Michelle Obama desafió toda la brillantez. Comparte esto y envía una oración arriba por el Sr. Robinson.