Maestra obesa no solo logró perder más de 90 kilos, también botó a su prometido que no la apoyó

La obesidad se ha convertido en uno de los problemas de salud pública más importantes de nuestra era. Perder peso es cada vez más complicado y el proceso, para muchos, es una verdadera tortura.

Ciertamente, la batalla en contra de la obesidad no es solo física, pues la parte psicológica juega un papel fundamental en este proceso.

Maestra obesa no solo logró perder más de 90 kilos, también botó a su prometido que no la apoyóBillion Photos / Shutterstock.com

Para Mallory Beuttner, de 29 años, una maestra de Quinte West, Ontario, Estados Unidos, la batalla para perder peso fue difícil pero valió la pena: perdió 95 kilogramos, aunque esto le hizo perder también a su prometido.

Quizá te interese: 7 consejos para perder peso con éxito después de los 50 años

El problema de Mallory:

Desde que era muy joven, Mallory sufrió de obesidad; con apenas 10 años, ya pesaba casi 90 kilogramos y a los 18 años pesaba casi 130. Por si fuera poco, en su época universitaria superó los 160 kilogramos, por lo que vivió serios problemas físicos y también de autoestima.

Mallory no podía evitar alimentarse con comida rápida, galletas, chocolates y dulces de todo tipo, por lo que su peso no paraba de subir y subir.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Mallory (@rny_mallory) on

En varias ocasiones, ella intentó hacer dieta sin éxito, siguiendo los consejos de doctores y especialistas, por ello, eventualmente, se sometió a un bypass gástrico para agilizar el proceso. Sin embargo, sus aspiraciones por mejorar su estado físico tuvieron un contrincante inesperado: su prometido.

"Detén la cirugía, o no hay matrimonio":

Mallory ya lo tenía todo planeado para su cirugía, pero a su prometido en aquel entonces el asunto no le hacía gracia. La cirugía iba a ser apenas dos meses antes de la fecha planeada para la boda. De acuerdo con la protagonista de la historia, el poco apoyo de su prometido era algo muy duro para ella.

Él no me apoyó y quería que todo se quedara como estaba. Creo que él pensaba que no lo iba a amar después de perder peso.

Beuttner se vio en una encrucijada: ¿perder peso y también un matrimonio o dejar todo como estaba? Ante todo pronóstico, ella eligió su felicidad y su salud: se operó y comenzó a perder kilogramos de forma muy rápida. Después de perder 95 kilogramos, se sometió a otra cirugía para quitarse toda la piel sobrante.

Quizá te interese: La obesidad mata más que la delincuencia: Los 5 países más obesos de América Latina

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Mallory (@rny_mallory) on

Ahora, hasta utiliza bikini:

Después de la segunda operación, Mallory compró nada menos que 5 bikinis, que ahora se convirtieron en su prenda favorita.

Después de la cirugía, le envié una foto en bikini a mi mamá y a mi hermana, y ambas dijeron que estaban muy orgullosas de mí.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Mallory (@rny_mallory) on

Ahora, esta mujer está orgullosa de su nuevo peso y de su estilo de vida saludable. Puede utilizar la ropa que quiere y lucir fabulosa con cualquier atuendo e incluso, el amor volvió a sonreírle, ya que se casó y ahora es madre de una pequeña niña.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Mallory (@rny_mallory) on

La travesía de Mallory es realmente inspiradora, ella decidió tomar una decisión inesperada y audaz, y al final, la vida terminó dándole la razón.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Mallory (@rny_mallory) on

Esta historia demuestra que no hay sobrepeso que pueda vencer al sacrificio, a la determinación, al amor propio y al autoestima. ¡A perder kilos se ha dicho!

Quizá te interese: De obeso a galán: Hombre perdió 125 kilos en solo 2 años caminando 15 km todos los días