INSPIRACIÓN

Vivían en la calle, pero lograron convertir una sucia alcantarilla en un hogar acogedor con esfuerzo y amor

Date October 10, 2019 17:57

Imagina vivir en una casa de menos de 10 metros cuadrados, sin agua corriente, sin baño y completamente bajo la tierra. Así es exactamente como viven Miguel Restrepo y su esposa, María García, desde hace 24 años.

Un hogar en una alcantarilla.

Miguel y María se conocieron en las calles de Medellín, Colombia, cuando sus vidas estaban al borde del desastre. Sin embargo, juntos encontraron la fuerza necesaria para perseverar y comenzar una vida juntos.

Sin amigos o familiares que les pudieran brindar refugio o cualquier tipo de ayuda, esta pareja decidió convertir una alcantarilla en su hogar perfecto.

Adecuaron su modesta vivienda con una pequeña cocina, una cama, una silla y la electricidad necesaria para poder ver televisión. Además, lograron poner un pequeño armario y una estufa en el interior.

En total, la casa tiene solo 6 metros cuadrados y 1,3 metros de altura, lo cual ni siquiera es suficiente para que ellos se mantengan de pie. Sin embargo, con su amor y esfuerzo han hecho todo lo posible por lograr que este reducido espacio se sienta como un verdadero hogar.

Gracias a la familia que juntos formaron, ambos pudieron superar sus problemas con las drogas, dieron una nueva dirección a su vida y su amor mutuo se fortaleció. Además, su familia creció con la llegada de un perro llamado Blackie.

Para muchas personas, este sencillo hogar podría sonar como una verdadera pesadilla, pero para ellos es un maravilloso hogar y, por supuesto, no tienen ninguna intención de abandonarla. Según dice Miguel:

Hay que sembrar para cosechar. Si uno se conduce bien, su vida es buena. Si uno se comporta mal, su vida es mala.

¿Qué dice la gente?

Por supuesto , una historia conmovedora como ésta, llegó al corazón de miles de personas quienes compartieron sus opiniones en las redes sociales:

¿Cómo se las arregló para poner la cama y la estufa allí abajo? Dios lo bendiga.

Esta es una hermosa historia.

Se ve divertido saliendo del suelo. Es gracioso, pero está feliz.

Se ve cómodo allí.

Vivían en la calle, pero lograron convertir una sucia alcantarilla en un hogar acogedor con esfuerzo y amorSAYAN MOONGKLANG / Shutterstock.com

Aunque parezca increíble, Miguel, María y Blackie, son una familia feliz y tienen algo mucho más importante y valioso que la casa más lujosa de todas: ¡tienen amor!